Qué es la hipoxia, qué hace

Qué es la hipoxia, qué hace

La hipoxia se refiere a la reducción de la presión parcial de oxígeno en la altitud. Por tanto, representa un efecto indirecto de la alteración de la presión atmosférica. Las manifestaciones clínicas a una altitud determinada están influidas principalmente por la duración de la exposición, la velocidad de ascenso y la tolerancia individual. Sin embargo, el nivel de actividad física, el grado de salud, el acondicionamiento físico, la aclimatación a la altitud y factores como la temperatura, el viento y la humedad pueden modificar la respuesta en diversos grados.

La transferencia de gases entre el pulmón, la sangre y los tejidos depende de las diferencias de presiones parciales. El aire alveolar está saturado de vapor de agua, que ejerce una presión constante de 47 mm. de mercurio. El dióxido de carbono contribuye normalmente con unos 40 mm. de presión de mercurio a la presión alveolar total. Aunque la presión alveolar total está en equilibrio con la presión atmosférica, el espacio disponible para el oxígeno y otros componentes del aire inspirado es aproximadamente 87 mm. de mercurio menos que la presión atmosférica existente.

La mezcla del aire inspirado con el aire residual reduce aún más la presión parcial alveolar del oxígeno con respecto a la de la atmósfera. La presión alveolar aportada constantemente por el vapor de agua y el C02 ocupa una proporción cada vez mayor de la presión alveolar a medida que

la presión atmosférica disminuye. A nivel del mar (Po alveolar2 = 103 mm. de mercurio) la hemoglobina está normalmente saturada en un 95 a 98%. No hasta altitudes de 10.000 pies (PB = 523 mm. de mercurio y Po alveolar2 = 61 mm. de mercurio) la saturación de la hemoglobina empieza a caer por debajo del 90%. A partir de entonces, la saturación disminuye rápidamente con el aumento de la altitud y la disminución de la presión parcial alveolar de oxígeno.

Puede Interesarte:  Cómo puedes mejorar tu pronunciación en inglés

Manifestaciones.

El primer efecto fisiológico importante de la hipoxia se produce a unos 5000 pies, cuando la visión nocturna empieza a verse afectada. Los ajustes ventilatorios y cardiovasculares son mínimos hasta unos 10.000 pies, por encima de los cuales la frecuencia y la profundidad respiratoria y la frecuencia cardíaca aumentan progresivamente para aumentar el Po2 y el gasto cardíaco. Puede aparecer disnea de esfuerzo, y en algunas personas se dificulta la concentración mental. Los reflejos cardioinhibitorios vagales pueden provocar bradicardia y, a veces, ritmos cardíacos ectópicos, y pueden precipitar un síncope. Son frecuentes el dolor de cabeza, el ligero vértigo y la inquietud.

Por encima de los 15.000 pies, algunas personas experimentan lasitud e indiferencia, mientras que otras muestran una mayor actividad, irritabilidad, euforia y otras alteraciones del afecto.

La alteración del juicio que comienza a estas alturas pone en peligro la seguridad de los pilotos y escaladores. La cianosis, la pérdida de la visión periférica,’ el oscurecimiento de la visión y los grados variables de incoordinación muscular aparecen a altitudes de alrededor de 18.000 pies. Entre este nivel y los 25.000 pies, la consciencia ya no puede retenerse durante más de unos minutos. El descenso rápido o la administración de oxígeno son esenciales para evitar la muerte. Si se toman medidas correctivas lo suficientemente pronto, la recuperación es rápida y completa.

Los aviones a reacción de alto vuelo hacen posible que muchas personas de diversas edades y estados de salud estén expuestas al peligro potencial de hipoxia repentina por descompresión rápida. Si la presión de la cabina se perdiera bruscamente a gran altura, sólo sería posible un breve período de consciencia con la respiración de aire ambiental.

Puede Interesarte:  12 Mejores Máximas de la Enseñanza en la Educación

A altitudes entre 30.000 pies y 45.000 pies, la transferencia de oxígeno a través de las paredes alveolares se invertiría, y la duración de la consciencia se acortaría progresivamente, desde aproximadamente 1 minuto a 15 segundos, o el tiempo de circulación del pulmón al cerebro de unos 9 segundos más unos 6 segundos del oxígeno ya presente en el tejido cerebral. La colocación rápida de las máscaras de oxígeno y el descenso de la aeronave acortarían el periodo de hipoxia grave y minimizarían la posibilidad de lesiones graves.

Deja un comentario

UnComoHacer
ForoPc
Tarabu
Tecnomaniacos
UnMeroTecnologico
VidaParalela
Nekuromansa
Superfantasy