Multitarea verdadera y falsa: por qué seguimos haciendo multitarea y qué hacer al respecto

Multitarea verdadera y falsa: por qué seguimos haciendo multitarea y qué hacer al respecto

¿Ya tienes 10 elementos en tu lista de tareas del día, pero los clientes y los compañeros te lanzan más en forma de preguntas urgentes o tareas a la mayor brevedad? ¿Sientes que llevas todo el día lidiando con problemas y tratando con alguien, pero tu lista de tareas no se ha reducido? Desgraciadamente, esta es la forma de trabajar de muchas personas. La multitarea sigue siendo la norma, a pesar de que no sólo no aumenta la productividad, sino que, por el contrario, la disminuye. Y también provoca estrés, deteriora la memoria y acelera la aparición de la fatiga. Hay muchas investigaciones al respecto, que discutiremos a continuación.

Vamos a aclarar cuáles son los perjuicios de la multitarea, cómo la alimentamos nosotros mismos y qué hacer si te cansas de ella.

¿La multitarea es un cambio frecuente?

En primer lugar, vamos a aclarar lo que entendemos por multitarea en este artículo para que los comentarios no digan: “¡Me aburro haciendo una sola cosa todo el día, me gusta cambiar y no es nada perjudicial!”

Algunas personas entienden la multitarea como tener 5, 10, 20 tareas en tu lista de tareas pendientes cada día. ¿Es mucho? Así que es una multitarea. No importa realmente cuántas tareas tengas. Lo que importa es el número de cambios entre distintos estímulos mientras realizas esas tareas, la frecuencia con la que tu atención salta de un elemento a otro a lo largo del día y si puedes concentrarte plenamente en un elemento sin distraerte. Si completas tus tareas planificadas, concentrándote al máximo en cada una de ellas, ése es un modo de funcionamiento saludable. Por supuesto, podrías decir que entre 10 y 20 tareas son demasiadas, pero en este artículo no estamos analizando el volumen de trabajo.

Lo que entendemos por multitarea es un modo en el que se realizan simultáneamente varias tareas (por ejemplo, la correspondencia con un cliente y el análisis de una campaña publicitaria). Más concretamente, La simultaneidad es una ilusión.

Convencionalmente, en el cerebro humano no hay núcleos, como en los procesadores modernos, capaces de ejecutar diferentes instrucciones realmente simultáneas e independientes entre sí. Sólo hay un proceso en todo momento, y la percepción de simultaneidad se crea por el cambio frecuente y muy rápido entre tareas. Por ejemplo, mientras analizas una campaña, primero llega a tu Telegram una pregunta de un colega, luego un agradecimiento por tu respuesta, y después un archivo de comentarios. Responde a todo esto, pero recuerda lo que estabas haciendo antes de responder: comprobar la configuración del RC. Los periodos largos de cambio frecuente son perjudiciales. Y tenemos la prueba.

La multitarea se come el 40% del tiempo de trabajo

Sociólogos y psicólogos llevan más de 20 años estudiando el tema. Hemos recopilado para ti algunos de los estudios más interesantes que nos indican cómo la multitarea puede perjudicar la capacidad cognitiva.

El rendimiento de los multitarea es peor en todos los ámbitos. A este desafortunado conclusión varios investigadores de la Universidad de Stanford llegaron a esta conclusión. Hicieron pruebas a 100 estudiantes (los denominados multitarea mediática, es decir, los que cambian regularmente de medio mientras trabajan) y concluyeron que su capacidad para recordar, estructurar la información y cambiar de velocidad era peor que la de los “monotareas”. Uno de los investigadores admite: “Buscábamos lo que ellos (multitarea). mejor, pero no lo han encontrado”.

Puede Interesarte:  Caja registradora online para autónomos: si hay que conectarse y cómo, +9 soluciones

El principal factor de distracción en este estudio son los teléfonos inteligentes, las tabletas y otros dispositivos y todas las actividades asociadas a ellos: escuchar música, ver vídeos, leer nuevos mensajes en los mensajeros, navegar por las redes sociales, etc.

La multitarea puede cambiar la estructura del cerebro. En la Universidad de Sussex. descubiertoque las personas que se distraen con frecuencia y durante largos periodos de tiempo con dispositivos multimedia a lo largo de su vida tienen una menor densidad de materia gris en la parte delantera de la corteza cerebral. Esto es más grave que un simple problema de asimilación de información. Esta conclusión se extrajo tras un estudio detallado de resonancia magnética de 75 adultos que interactúan frecuentemente con dispositivos multimedia como teléfonos inteligentes, ordenadores, televisores y medios impresos. Además, como esta zona del cerebro es la responsable de la empatía y el control emocional, el estudio encontró una relación entre la multitarea multimedia y los problemas emocionales y mentales: ansiedad y depresión.

Las multitareas aumentan el riesgo de errores y te quitan hasta un 40% de tu tiempo. Estos son los elementos básicos las conclusiones de toda una serie de estudios Asociación Americana de Psicología. Desde los años noventa hasta hoy han estudiado los mecanismos de la conmutación de la atención y han intentado comprender el precio que pagamos por la conmutación frecuente. Se han descubierto muchas cosas interesantes como resultado de las pruebas. Por ejemplo, lo siguiente:

  • El proceso de cambio consta de 2 etapas: el cambio de objetivo (“Ya no haré esta tarea, sino que empezaré ésta”) y la activación de las reglas (“Desactivo las reglas de la primera tarea y activo las de la segunda”);
  • El cambio de etapas dura una media de unas décimas de segundo. La fatiga por el cambio frecuente aumenta el tiempo de transición entre tareas;
  • Si el cambio es frecuente, este tiempo puede suponer hasta el 40% del tiempo productivo de una persona;
  • El cambio frecuente aumenta el número de errores.

La multitarea puede afectar al coeficiente intelectual (supongo). La rotunda conclusión de que la multitarea disminuye el coeficiente intelectual en 10 puntos fue realizada por Glenn Wilson en su estudiar “Infomanía para Hewlett-Packard. Hizo mucho ruido en 2010, en parte porque sólo involucró a 8 sujetos de prueba que eran empleados de la empresa. Se les sometió a dos pruebas: en condiciones normales de silencio y en condiciones “ruidosas” cuando estaban distraídos con llamadas telefónicas y correos electrónicos. Se midieron los niveles de estrés y la presión arterial. Se comprobó que el cociente intelectual bajó de una media de 143,38 a 132,75. Es poco probable que este estudio pueda considerarse totalmente fiable debido al reducido número de participantes, pero la hipótesis es interesante y, en nuestra opinión, merece la pena seguir investigando.

Si es tan malo, ¿por qué existe la multitarea?

Los empresarios creen que es rentable. Los empleados pueden seguir teniendo que cambiar de tareas con frecuencia.

Esto sucede si los detalles del puesto requieren respuestas rápidas a través de todos los canales o si el empresario quiere dar todo el trabajo posible a una sola persona. Por cierto, hh.ru escribió no es un mal artículo sobre la ilusión de la multitarea y cómo comportarse adecuadamente cuando se requiere trabajar en este modo.

Puede Interesarte:  Cómo crear un grupo (sala de chat) en Instagram: cómo nombrar, unirse, abandonar, eliminar una conversación

“La aguja de la dopamina. La relación entre la dopamina y la multitarea ha sido investigada por muchos. En todos los casos, la conclusión es la misma: la gente sigue haciendo multitarea a pesar de sus efectos negativos gracias a la adicción a la dopamina. Completar cualquier tarea produce la hormona dopamina, responsable del placer. El cerebro lo desea con la mayor frecuencia posible, por lo que tiende a completar las tareas independientemente de su tamaño o complejidad. Así, por ejemplo, revisar tu correo o desplazarte por el feed también son tareas. El psicólogo y científico Daniel Levitin en su artículo escribe: “La multitarea crea un bucle de retroalimentación de dependencia de la dopamina, recompensando al cerebro con la pérdida de atención y la búsqueda constante de estímulos externos”.

Los autónomos a menudo no pueden hacer otra cosa. Hemos puesto este punto por separado porque el número de empresarios individuales, autónomos y trabajadores por cuenta propia en el ámbito de la informática y el marketing es muy elevado, y no todos ellos saben gestionar eficazmente un flujo gigantesco de tareas heterogéneas. El negocio o el trabajo autónomo consiste en tomar el control exclusivo de todas las áreas del negocio en general, especialmente en las etapas iniciales. Redactar anuncios, elaborar una SN, llamar a un contratista, comprobar el trabajo que ha realizado, dar su opinión, elaborar un CP para un cliente potencial, responder a preguntas en WhatsApp… Todas estas tareas requieren un conjunto de habilidades diferentes. Por desgracia, muchas personas se desilusionan con su propio negocio o con el trabajo por cuenta propia, en parte debido al agotamiento provocado por los largos y frecuentes cambios de trabajo.

El 2% de las personas son realmente capaces de hacer varias cosas a la vez. Inesperado, ¿verdad? Después de todos los horrores que hemos descrito en los experimentos, vamos a decirte que los científicos han encontrado personas afortunadas que son realmente eficaces en la multitarea. La verdad es que no hay más de un 2% de ellos. Probablemente muchos de vosotros estéis pensando ahora: “¡Oh! Yo estoy definitivamente en ese dos por ciento porque hago malabarismos con las tareas de forma magistral cada día”. Poco probable. Estadísticamente, estas personas son las que menos necesitan la multitarea en la vida. В un artículo muy interesante sobre tales “maestros de la multitarea” describe sólo a algunos superhumanos, cuyo rendimiento al añadir nuevas tareas no sólo no se reduce, sino que aumenta.

¿Cómo sabes que no eres uno de ese 2%?

Quizá si experimentas estos sentimientos y caes en estas situaciones, deberías reducir la cantidad de cambios en tu trabajo:

  • Observa que cometes más errores cuando aumentas el número de interruptores;
  • se registra un deterioro en la retención de la información;
  • A veces sientes que has hecho muy pocas de las tareas de tu lista, aunque hayas estado trabajando todo el día y estés cansado;
  • notas que te “ralentizas” y te “congelas” más a menudo al cambiar;
  • después de completar una tarea durante mucho tiempo (30 minutos o más) no puedes empezar la siguiente;
  • te resulta difícil concentrarte en una tarea durante mucho tiempo, quieres distraerte constantemente;
  • sentirse cansado y apático al final de una jornada laboral llena de tareas de cambio.
Puede Interesarte:  Segmentación de la audiencia 5W: por qué y cómo aplicarla a la publicidad dirigida en VKontakte

Eliminación de la conmutación frecuente paso a paso

Estos consejos pueden ayudar si una persona tiene los recursos emocionales para reconstruir el sistema de trabajo. Sin embargo, si la multitarea ya ha provocado un estrés grave o un agotamiento, el consejo puede no servir de nada y es mejor consultar directamente a un psicólogo.

Paso 1: Identifica las situaciones de cambio frecuente y las distracciones. Esto es importante para poder trabajar con ellos en los pasos 3 y 4.

Por ejemplo:

  • Al final del día suelo distraerme con Instagram debido al cansancio;
  • antes de una tarea difícil que me da miedo empezar, salgo a tomar el té y veo vídeos de YouTube;
  • Siempre respondo a los mensajes de los clientes en un plazo de 10 minutos, esa es la norma establecida por mi supervisor;
  • debido a varios errores en el pasado cuando he perdido mensajes, compruebo constantemente el messenger.

Paso 2: Determina el tiempo de máxima eficiencia. Algunas personas pueden completar la mitad de las tareas por la mañana, cuando están despiertas y llenas de energía. Otros son más productivos por la tarde. Otros disfrutan del trabajo nocturno por completo. Determina qué horas del día son las más productivas para ti, y planifica tus tareas más grandes y complejas para ellas.

Paso 3: Estructura tus tareas y planifica tu tiempo. En este paso se realiza un gran trabajo de análisis:

  • Se identifican las tareas grandes y complejas, divididas en partes comprensibles;
  • Se identifican tareas pequeñas, sencillas y familiares;
  • Se identifican las tareas que se pueden abandonar o delegar;
  • Las tareas se asignan aproximadamente en términos de tiempo de realización, teniendo en cuenta el tiempo de máxima eficiencia y el periodo total de trabajo activo.

Puedes elegir el sistema de planificación y registro de tareas que más te convenga, y llevar a tu arsenal los métodos y técnicas de gestión del tiempo que más te gusten. Algunas técnicas populares que ya hemos escrito en Habra.

A la hora de planificar, es fundamental tener en cuenta las horas de actividad y los picos de productividad. Esto significa que, por ejemplo, por la noche, si no eres muy activo a esa hora, debes dejar las tareas más pequeñas y sencillas para la noche.

Por nuestra parte, podemos ayudar a reducir la multitarea a los que hacen publicidad contextual y dirigida. Utiliza Herramientas Click.ru para tareas rutinarias y planificar mejor tu tiempo.

Paso 4: Ponte de acuerdo con los que te rodean. Aunque tu sistema de planificación sea perfecto, no servirá de nada si no construyes límites en la comunicación con los que te rodean. Por ejemplo, si te distraes constantemente con las preguntas de los compañeros, acuerda que sólo puedes responder en intervalos específicos de media hora durante el día, o no hacerlo. Discute con tu supervisor el motivo y la razón por la que estás reorganizando tus acuerdos de trabajo, y cómo puede ayudarte a hacerlo. Avisa a los clientes de que vas a contestar durante la jornada laboral, no en 10 minutos. La mayoría de las personas responden con normalidad a esa forma de poner límites.

Paso 5: Controla y ajusta tu actividad laboral. Puede que no tengas éxito de inmediato, y eso está bien. Seguro que hay alguien que garabatea 20 mensajes al día exigiendo una respuesta, y el cansancio puede interrumpir de repente cualquier actividad y arrastrarte a un pub con gatitos. Te recomendamos que no te frustres, sino que analices y ajustes tu nuevo sistema de trabajo, llevando gradual y metódicamente el número de interruptores al número óptimo.

¿Qué opinas de la multitarea? ¿Tienes tus propios consejos y trucos que quieras compartir?

Deja un comentario

UnComoHacer
ForoPc
Tarabu
Tecnomaniacos
UnMeroTecnologico
VidaParalela
Nekuromansa
Superfantasy