Divorcio: cuando llega el momento de acudir a un abogado especializado

Los divorcios no son agradables, aunque se lleven a cabo en situaciones de mutuo acuerdo, por ese motivo, es fundamental acudir a un abogado especializado en la materia, para que asesore a los cónyuges acerca de cuáles son sus derechos y de qué forma llegar a una solución rápida y económica. 

Atravesar un divorcio nunca es fácil, aunque se lleve a cabo en buenos términos. Por lo general, suelen haber desacuerdos y es difícil llegar a una conclusión sin la intervención de un profesional especializado. Acudir a un abogado de familia puede ser lo mejor para poner soluciones sobre la situación, y que se resuelva de la manera más sencilla y rápida posible. 

El momento de buscar un abogado

Los abogados de divorcio están preparados para atender las necesidades que suponen los casos de divorcio en particular, con todos los inconvenientes y escenarios que pueden llegar a surgir. Aunque en algunos casos es más fácil y fluido, lo cierto es que la mayoría de las veces los divorcios se convierten en situaciones complicadas, porque no siempre los cónyuges pueden llegar a un acuerdo mutuo en el que las condiciones se presenten de forma conveniente para ambos. A veces, uno de los cónyuges no está de acuerdo con la separación legal, mientras que en otras ocasiones, no pueden ponerse de acuerdo en cuanto a la separación de los bienes, o la tenencia de los hijos, entre otras condiciones que se presentan en estas situaciones. 

Por otra parte, es importante saber que cuando se llega a la decisión de divorciarse, se trata efectivamente de una separación legal, esto es la disolución del matrimonio de manera completa. En algunos casos las personas deciden separarse sin divorciarse realmente, mientras que otras veces, la decisión es mucho más terminal. Por eso, lo ideal es que se realice de la manera más fluida posible, porque nadie desea que los trámites se extiendan de forma indeterminada, especialmente cuando hay niños de por medio, ya que puede convertirse en una situación traumática, que es preferible evitar. Además, es fundamental recordar que los divorcios cuestan dinero, por lo que también se trata de encontrar la salida más económica a la hora de poder llevarlo a cabo.

Puede Interesarte:  Música de boda acorde a todos los invitados

Acompañamiento en el divorcio

El asesoramiento de los abogados de familia en Madrid no sólo incluye orientar a los cónyuges en busca de una salida rápida y económica de la situación, sino de tener en cuenta también las necesidades de los niños que pudieran estar involucrados. Los divorcios suelen ser más sencillos cuando no hay hijos, o al menos, cuando no hay menores de edad. Sin embargo, la situación es más compleja cuando hay menores, porque es fundamental reparar en sus derechos y garantizar la protección de los mismos. En estos casos, los abogados se centrarán en encontrar una solución que sea beneficiosa para los niños, teniendo en cuenta las pensiones alimentarias, y por supuesto, la custodia. En determinadas situaciones, especialmente en aquellas en las que el divorcio se encamina de manera más rápida, se brinda a ambos padres la posibilidad de optar entre la custodia monoparental y la conocida custodia compartida.

En el caso de custodia compartida, esto significa que ambos tienen legalmente la guarda y custodia de los menores, y por lo tanto, los mismos derechos para con ellos. Sin embargo, en otras situaciones es necesario otorgar la custodia sólo a uno de los cónyuges, con un régimen de visita al otro progenitor, que debe respetar horarios asignados por un juez, y por supuesto, la pensión de alimentos. Pero para tomar estas decisiones, el abogado tendrá que evaluar la situación, y ante un juez se decidirá si efectivamente ambos padres están capacitados para cuidar de los menores hasta que alcancen la mayoría de edad. 
En cuanto a la vivienda de los cónyuges, y si éstos no han decidido con antelación cómo se repartirán los bienes de manera acorde, es trabajo del abogado determinar la repartición de bienes y realizar todos los trámites judiciales que sean necesarios para poder llegar a un acuerdo mutuo. Todos los pasos que se vayan dando en función de lo que exija cada escenario, será informado a ambas partes, para que estén al tanto todo el tiempo sobre cómo va el proceso y en qué instancia se encuentran. Muchas veces, la intervención de un abogado de familia hace que los cónyuges puedan ponerse de acuerdo de manera más fácil, si previamente no han podido hacerlo. El abogado les informará a los cónyuges acerca de sus derechos y cómo reclamarlos, informando a cada uno, de aquellas cosas a las que deberán renunciar en el proceso, en el caso de que sea necesario.

Puede Interesarte:  ¿Cómo planear vacaciones familiares?

Deja un comentario

UnComoHacer
ForoPc
Tarabu
Tecnomaniacos
UnMeroTecnologico
VidaParalela
Nekuromansa
Superfantasy