Dioxina: qué es y dónde se encuentra

Dioxina: qué es y dónde se encuentra

Dioxina es el nombre común de una sustancia tóxica, la tetraclorodibenzo-p-dioxina (Tcdd), formada por cloro, carbono, hidrógeno y oxígeno. Su nombre científico es “compuestos aromáticos policlorados”; tienen una estructura y propiedades físicas y químicas similares.Se forman como resultado de procesos químicos: fenómenos naturales (como erupciones volcánicas, incendios forestales) o de origen humano (fabricación de productos químicos, pesticidas, acero, pinturas, emisiones de gas descargado e incineradores.

¿Cómo puede el ser humano estar expuesto a las dioxinas?
Las dioxinas se encuentran en la atmósfera, el agua y el suelo, y en algunos alimentos. El hombre puede estar expuesto a las dioxinas al trabajar en sectores industriales en los que estas sustancias representan subproductos, o por sucesos accidentales siempre relacionados con la industria, o a través de productos alimenticios de origen animal; en general, el contacto con la piel y la inhalación representan vías de exposición muy limitadas. La principal absorción se produce a través de los alimentos contaminados.

De hecho, las dioxinas no son solubles en el agua, pero son muy solubles en las grasas. Por ello, se unen a los sedimentos y materiales orgánicos del medio ambiente y son absorbidas por los tejidos grasos humanos y animales. Tampoco son biodegradables, por lo que pueden acumularse en la cadena alimentaria.

¿Qué efectos tiene para la salud el consumo de alimentos contaminados con dioxinas?
Las dioxinas tienen una serie de efectos tóxicos y bioquímicos; algunas de ellas se incluyen entre las sustancias cancerígenas para el ser humano. Las pruebas realizadas en animales de laboratorio han demostrado que existe una relación entre la absorción de dioxinas y los trastornos de la salud, como la endometriosis (problema que afecta al útero), los problemas de desarrollo, los trastornos neurológicos, los problemas del sistema reproductivo (disminución del número de espermatozoides , malformaciones), los efectos sobre el sistema inmunitario. Estos efectos pueden aparecer a niveles de exposición a las dioxinas significativamente inferiores a los que provocan un mayor riesgo de cáncer.

Puede Interesarte:  Anatomía del pie: Guía completa de todos los huesos del pie

¿Cómo entran las dioxinas en la cadena alimentaria?
Las dioxinas pueden entrar en la dieta por varias vías. La contaminación del medio ambiente se produce principalmente por el transporte de las emisiones de distintas fuentes (incineración de residuos, industrias químicas, tráfico, etc.) a la atmósfera y al suelo. Las fuentes particulares de contaminación pueden crear zonas localizadas donde la contaminación es mayor.

El suelo es un lugar de acumulación natural: además de la lluvia atmosférica, las dioxinas pueden acumularse debido a los lodos de las aguas residuales, los vertederos incontrolados y la erosión de las zonas contaminadas.

El transporte atmosférico y la recaída son la principal fuente de contaminación de los vegetales de hoja, los pastos y el forraje. Las hojas se consumen directamente por los animales que pastan o se conservan para producir heno o ensilado (alimento para el ganado almacenado en silos especiales). El uso de los lodos como fertilizantes puede, en algunos casos, aumentar la exposición de los animales a las dioxinas.

Las dioxinas se concentran en los tejidos grasos del ganado bovino, ovino, porcino, de las aves de corral y del marisco. En principio, cuanto más larga es la vida del animal, más fácil es que las dioxinas se acumulen en su organismo.

¿Cuáles son los alimentos de mayor riesgo?
En general, los alimentos de origen animal contribuyen en conjunto al 80% de la exposición humana global a las dioxinas. La contaminación puede variar mucho según el origen del alimento. La carne, los huevos, la leche y los productos lácteos, y el pescado de piscifactoría pueden tener niveles más altos de dioxinas debido a las dioxinas presentes en los piensos.

Puede Interesarte:  Ensayo fácil sobre la adversidad para estudiantes universitarios con grandes ejemplos

La dosis de dioxina absorbida individualmente varía mucho según el tipo de dieta seguida. Por ejemplo, una dieta centrada en un solo tipo de alimento procedente de zonas muy contaminadas (como el pescado del Báltico) supondrá una mayor exposición que una dieta rica en alimentos de origen vegetal y en general muy variada.

¿Qué consejos prácticos se pueden dar para reducir al máximo la absorción de dioxinas?
Como hemos visto, el problema es generalizado. Por tanto, no se trata de excluir tal o cual alimento, sino de organizar bien la dieta diaria.

En principio, los consejos que se pueden seguir son los mismos que, en general, hacen que la dieta sea más saludable:
– reducir el consumo de alimentos de origen animal (carne, productos lácteos, huevos), favoreciendo las verduras y las frutas, las legumbres (judías, guisantes, lentejas, garbanzos) y los cereales (pasta, arroz, maíz);
– varía tu dieta, para introducir muchos alimentos diferentes. Como las dioxinas se acumulan en las grasas, también es bueno intentar mantener un peso saludable.

Deja un comentario

UnComoHacer
ForoPc
Tarabu
Tecnomaniacos
UnMeroTecnologico
VidaParalela
Nekuromansa
Superfantasy