¿Cómo Curar la Faringitis Crónica?

La faringitis crónica es una afección de vejiga común y no contagiosa que afecta a muchas personas en todo el mundo. Se caracteriza por una inflamación crónica en las membranas mucosas de la garganta. Los síntomas incluyen dolor de garganta, fiebre, dolor al tragar, secreción nasal y tos. La faringitis crónica suele ser el resultado de una enfermedad crónica de los senos nasales (rinitis crónica), alergias o infecciones bacterianas o virales recurrentes. Esta enfermedad no tiene cura, pero hay muchos tratamientos disponibles en línea, desde formas naturales a medicamentos recetados. En este artículo, revisaremos algunas de estas terapias para tratar la faringitis crónica de manera efectiva.

1. ¿Qué es la Faringitis Crónica?

La faringitis crónica es una enfermedad inflamatoria crónica que se caracteriza por una inflamación en la parte posterior de la garganta. Esta enfermedad causa síntomas como inflamación, dolor, ardor y malestar en el área. La principal causa son las bacterias y los virus, aunque también aparece en aquellos con reflujo ácido.

Los síntomas de la faringitis crónica generalmente incluyen dolor de garganta que persiste por más de un mes y un constante sentimiento de malestar en el área. Pueden aparecer malestar, comezón y dolor cuando traga algo y esfuerzos para tragar. También hay una variedad de otros síntomas, como dolor de oído, pérdida del sentido del olfato, tos persistente, fiebre y dolor al hablar.

El tratamiento de la faringitis crónica depende de la causa. Para aliviar los síntomas, es importante beber líquidos para mantenerse hidratado y tomar antiinflamatorios como ibuprofeno para el dolor y la inflamación. Los antibióticos también se recetan para tratar las infecciones bacterianas. Para las infecciones por virus, suele recomendarse tomar suplementos o remedios naturales para ayudar al cuerpo a recuperarse.

Tratamientos como la terapia de calor para el cuello y la garganta, los aerosoles y los sprays con anestésicos también pueden ser útiles para combatir la faringitis crónica. Si el problema persiste, se recomienda visitar a un médico para descartar otras afecciones de la salud, como el cáncer de la laringe.

2. Síntomas de Espasmo en la Garganta

Los síntomas del espasmo en la garganta son el resultado de la contracción dolorosas de los músculos de la garganta, que provocan dificultades para tragar alimentos y líquidos. Esta contracción es resultado de una irritación a nivel de la parte superior de la garganta. Por lo general, los síntomas aparecen inesperadamente y pueden persistir durante unos minutos tras el momento de presentación ante un especialista. Estos son los síntomas más frecuentes de esta dolencia:

  • Dificultad para tragar: Es la sensación que produce la insoportable contracción de la parte superior de la garganta, y que impide tragar con comodidad alimentos y líquidos.
  • Cólicos en el cuello o la parte superior de la garganta: Los dolores son puntuales y similares a los de un calambre o una agudización dolorosa que se irradia hacia el cuello.
  • Opresión y sensación de cosquilleo: La sensación de opresión es consecuencia del calambre en el músculo y el cosquilleo aparece al intentar tragar.
  • Sensación de ahogo: Esta sensación aparece porque el esfínter se encuentra inflamado. Además, el ahogo es resultado de los espasmos musculares.

Es importante acudir a un especialista para poder diagnosticar con exactitud la causa de espasmo en la garganta. Algunas de las situaciones que pueden provocar esta dolencia son el excesivo estrés, los nerviosismo, el abuso de la voz y la alergia.

Una vez que el especialista determina el tipo de espasmo, es necesario recurrir a la medicación para controlar la contracción de los músculos y la irritación. Esta medicación varía de acuerdo al tratamiento personal con que se cuente. Algunas de estas drogas son los antidepresivos, los inhibidores de la acidez gástrica, los antialérgicos, los antiepilépticos, los anticolinérgicos y los relajantes musculares. Algunas drogas son más mejores que otras para tratar el espasmo de la garganta. Es, por ello, la elección o combinación de estas depende de la clase de medicación con la que cuente el especialista al diagnosticar la dolencia.

También te puede interesar  ¿Qué es la Metodología de la Tesis?

3. Tratamientos para la Faringitis Crónica

Tratamientos convencionales

La faringitis crónica generalmente se trata con medicamentos. Estos incluyen antihistamínicos orales para reducir la inflamación de las membranas mucosas, como el difenhidramina o loratadina. Los medicamentos de venta libre con el ingrediente activo ibuprofeno o paracetamol también pueden ser útiles para reducir el dolor y la inflamación. Los antibióticos como ampicilina, amoxicilina o cefuroxima pueden prescribirse para tratar la causa de la infección bacteriana.

Terapia de luz ultravioleta

La exposición a la luz ultravioleta, particularmente aquellos espectros UV-C, pueden ayudar a eliminar el crecimiento bacteriano en la garganta. La luz ultravioleta puede administrarse a través de una bomba de aire con filtros de luz ultravioleta o incluso la luz del sol. Esta terapia se puede aplicar con máscaras antibacterianas o gafas protectora para evitar la radiación UV.

Vapor frío

El vapor frío se suele recomendar como alivio de los síntomas leves de faringitis. Esto involucra la inhalación de vapor caliente para aliviar el dolor, la irritación y la congestión en la garganta. El vapor frío también se puede utilizar para reducir la inflamación. Puede obtenerse vapor frío de aparatos comerciales o con un recipiente y un paño húmedo.

Cirugía

En algunos casos, la faringitis crónica puede ser difícil de tratar con medicamentos y luego una cirugía puede ser la única opción. Los cirujanos se esfuerzan por preservar la glándula y las cuerdas vocales, si la faringitis crónica está siendo exacerbada por el tejido intrafaringe anormal. La cirugía también se puede utilizar para corregir cualquier defecto anatómico que pueda estar contribuyendo al problema.

4. ¿Cómo aliviar los Síntomas de Faringitis?

La faringitis es una inflamación aguda o crónica de la faringe, que puede generar molestias como picor, dolor, ardor, dificultad para tragar y voz rasposa. Si sufrimos de estos síntomas, no encontraremos una solución inmediata, sin embargo sí podemos aliviarlos de forma paulatina para hacernos sentir mejor.

A continuación te presentamos cuatro recomendaciones clave para aliviar los síntomas:

  • La primera recomendación es realizar descansos con la voz: al descansarla, evitamos que se agrave. Cuando tengamos que hablar, tratemos de hacerlo en voz baja y evitando los gritos.
  • También debemos mantener la garganta húmeda bebiendo agua fría o agua con limón caliente. Esto ayudará a hidratarla y aliviar la irritación.
  • Además, para reducir la inflamación, se recomienda hacer inhalaciones con vapor frío varias veces al día.
  • Por último, se recomienda el consumo de alimentos fríos, como helados, refrescos, batidos, al igual que el uso de sprays específicos para aliviar la irritación.

Ahora, también es importante destacar que los síntomas de faringitis pueden ser originados por diversas causas, desde virus hasta bacterias. De ser el caso, es recomendable acudir al médico para que nos ayude con el tratamiento adecuado. Si lo vemos necesario, también es recomendable el uso de medicamentos para aliviar los síntomas, siempre bajo la guía de un médico.

5. Tratamientos Naturales para la Faringitis

Muchas personas padecen de faringitis y buscan soluciones naturales antes de recurrir a tratamientos farmacológicos. A continuación, ofrecemos algunos remedios caseros para tratar la inflamación de garganta.

1. Tome infusiones calientes. Las infusiones a base de plantas como la salvia, el tomillo y la menta, pueden aliviar la tos, el dolor de garganta y aumentar la transpiración para combatir los virus. Es recomendable tomarla mucha frecuencia para que los resultados sean óptimos.

También te puede interesar  ¿Cuál es el Color de Ojos más Raro?

2. Beba suficiente líquido. El agua ayuda a mantener una correcta hidratación, además de acelerar el proceso de curación de la faringitis. Aún mejor si se agrega unas gotas de limón, ya que su acción bactericida ayuda a prevenir la infección. Además, pueden beber tisanas de manzana o de hierbas.

3. Coma ajos. Los ajos tienen propiedades antivirales y antibacterianas, por lo que pueden ayudar a curar la faringitis. Pueden agregar ajos picados a sus comidas cotidianas para obtener sus beneficios. Alternativamente, también pueden mascar un diente de ajo.

4. Aplique vinagre de manzana a la garganta. El vinagre de manzana no sólo ayuda a combatir los virus de la faringitis, sino también los gérmenes en la garganta. Para aplicarlo, mezcle una cucharada de vinagre con un vaso de agua y aplíquelo a su garganta con un algodón suave. Repita este proceso varias veces al día.

6. Los Riesgos de la Automedicación con Faringitis

El riesgo principal de la automedicación con faringitis radica en el hecho de que, sin el diagnóstico correcto del médico, no se puede determinar qué tipo de faringitis se tiene. Esto puede conllevar a la administración de medicamentos equivocados a la hora de tratar la enfermedad, sin los efectos deseados y, además, con peligros para la salud. Por ejemplo, muchos medicamentos para la faringitis pueden interactuar con otras condiciones o con otros medicamentos que estén en uso.

Debido a la naturaleza viral de la faringitis, la mayoría de los medicamentos recetados solo están destinados a aliviar los síntomas, como el dolor de garganta u otros malestares. Si una persona con faringitis usa algunos medicamentos autoadministrados como el paracetamol para controlar la fiebre, esto puede tener efectos negativos para la salud. Los medicamentos antivirales solo deben recetarse si se tiene una faringitis bacteriana.

Otro riesgo de la automedicación es que los síntomas pueden mejorar sin el uso de medicamentos. Esto significa que los medicamentos pueden no ser necesarios y no tener un efecto real para mejorar la condición del paciente. En ese caso, la automedicación es un riesgo innecesario al que se expone a la salud.

Aunque se pueden encontrar algunos medicamentos específicos para los síntomas de la faringitis, es esencial no automedicarse. En lugar de ello, es recomendable acudir a su médico para recibir el diagnóstico y los tratamientos médicos adecuados, en lugar de tomar todo tipo de medicamentos sin receta. Si bien es cierto que hay algunos síntomas de la faringitis que se pueden aliviar con medicamentos simplimente obtenidos en la farmacia, es importante no tomar estos medicamentos sin la orientacin médica.

7. Las Nuevas Terapias para la Faringitis Crónica

Terapia Osteopática
Fungiendo como el tratamiento más antiguo para la faringitis crónica, la terapia osteopática trata de corregir el malestar a través de técnicas terapéuticas mecánicas. La regla básica de la terapia osteopática es describir el daño como una desequilibración de los tejidos musculoesqueléticos. Si el terapeuta cree que hay un trastorno, los tratamientos manuales se llevan a cabo para equilibrar la combinación del tejido muscular, los huesos y los ligamentos. Entre las técnicas utilizadas se encuentran las manipulaciones óseas, los desplazamientos vertebrales, los ejercicios activos, los descansos, los masajes, los controles posturales y el estiramiento de los músculos.

Terapia Física
La terapia física es una técnica aprobada para controlar los síntomas asociados de la faringitis crónica. El profesional de la terapia física juega un papel crucial para relajar los músculos y mejorar la flexibilidad de la zona de la garganta afectada. La terapia física también reduce el dolor y la inflamación, proporcionando alivio a los pacientes. Los profesionales de la terapia física pueden ofrecer una variedad de tratamientos según el estado de la garganta del paciente, como drenaje manual, termoterapia, calor húmedo y masoterapia. En algunos casos, los profesionales también recomiendan ejercicios de fortalecimiento de la región de la garganta afectada para mejorar la apariencia.

También te puede interesar  Es Posible Pasar por Alto el Autismo en un Niño

Terapia de Nutrición
La nutrición se considera como una herramienta eficaz para tratar el problema de la faringitis crónica. Solo buscar una dieta equilibrada no es suficiente para controlar la condición. Es importante suministrar al cuerpo los nutrientes esenciales para mantener la salud de la garganta. Los nutrientes esenciales para la salud de la garganta incluyen vitamina A, vitamina B2, vitamina D y calcio. Todas estas vitaminas se pueden encontrar en productos naturales como frutas, verduras y carne. Las grasas saludables como las obtenidas en el aceite de oliva regalan una capa protectora para la garganta y los tejidos.

Terapia con Medicación
El tratamiento con medicamentos se considera como el recurso cultural más aceptado para tratar la faringitis crónica. Los medicamentos pueden incluir antibióticos prescritos, antisépticos, inhaladores similares a los usados con ciertos tipos de asma, esteroides para reducir la inflamación, antivirales tomados boca a boca, antiinflamatorios y antialérgicos. Su médico también puede recomendar el uso de los productos para la garganta tales como el abreboca para reducir el dolor.

8. Conclusión: ¿Qué Se Puede Hacer Para Curar La Faringitis Crónica?

Tratamiento Inicial: El primer paso para curar la faringitis crónica es identificar la causa y trabajar para corregirla. Otras medidas a tomar incluyen:

  • Tomar medicamentos para la inflamación o dolor, como ibuprofeno, paracetamol o naproxeno.
  • Descansar mucho y beber líquidos abundantes para mantener la garganta hidratada.
  • Come alimentos blandos y fríos para reducir el dolor.
  • Evita los irritantes como el humo y la comida picante.
  • Hale vapor para suavizar la garganta y ayuda a expulsar las secreciones.

Cirugía: Si el tratamiento inicial no es suficiente, algunos pacientes pueden necesitar cirugía para curar la faringitis crónica. Esto generalmente se realiza para tratar los quistes faríngeos, los tumores o la estenosis faríngea crónica. El tipo de cirugía depende de la condición de cada paciente y generalmente tiene como objetivo eliminar la inflamación o cualquier otro bloqueo mecánico en la cavidad faríngea.

Terapia con Láser: La terapia con láser es otra opción para tratar la faringitis crónica. El láser se emite desde un aparato especializado y se enfoca en la zona afectada. Esta terapia ayuda a reducir la inflamación y aumenta la circulación en la zona afectada. Esto ayuda a suavizar la garganta, mejorar la salud de la garganta y, por lo tanto, reducir los síntomas de la faringitis crónica.

Cápsulas de Hidróxido de Aluminio: Otra opción de tratamiento para la faringitis crónica son las cápsulas de hidróxido de aluminio. Estas cápsulas se usan para aliviar la comezón, los picores y la inflamación en la garganta. Estas cápsulas contienen una pequeña cantidad de hidróxido de aluminio, un antioxidante. Esto ayuda a reducir la inflamación de la garganta, aliviando los síntomas de la faringitis crónica. Esperamos que esta guía haya servido para ayudar a comprender el proceso que existe para tratar un problema médico persistente como la faringitis crónica. Si se siguen los pasos descritos aquí, es posible no solo tratar los síntomas, sino también empezar a abordar la causa subyacente. Aquellos que dejan de ser tratados adecuadamente tienen un mayor riesgo de desarrollar complicaciones más graves, por lo que tratar la enfermedad lo antes posible es siempre una buena idea. Con la información de calidad para los pacientes adecuada, se pueden tomar decisiones informadas con respecto a su propia salud.