Cómo bailar Zumba en casa para perder peso

Cómo bailar Zumba en casa para perder peso

La zumba es un ejercicio que mezcla movimientos aeróbicos con bailes y ritmos típicamente latinos como la salsa y el merengue y otros ritmos internacionales. Esta actividad ha ido ganando adeptos en todo el mundo, y millones de personas ya la practican.

No es de extrañar: con entrenamientos a intervalos que alternan ritmos lentos y rápidos y entrenamiento de resistencia, la práctica promete eliminar hasta 1.000 calorías en una hora de entrenamiento. Y con tanta popularidad, no es de extrañar que haya tantos gimnasios y clases al aire libre que nos enseñan a bailar zumba.

Sin embargo, si no tienes dinero para pagar los gastos mensuales de un gimnasio, no te gusta hacer ejercicio con otras personas o no tienes mucho tiempo para ir a un lugar que ofrezca estas clases de zumba, puede ser un poco difícil practicar. la actividad.

¡Pero no es imposible! ¿Sabías que puedes aprender a bailar zumba en casa de todas formas? ¿No? Pues no dejes de consultar nuestra siguiente lista de cómo bailar zumba en casa para adelgazar:

  1. Consulta a tu médico

Practica cualquier tipo de ejercicio en casa sobre todo si se hace sin la ayuda de un profesional de la educación física. Puede ser arriesgado. Esto se debe a que te arriesgas a hacer mal una técnica o a no saber cómo proceder si te sientes mal.

Precisamente por eso, es fundamental que consultes a tu médico de confianza antes de empezar tu serie de entrenamiento de zumba. Pregúntale por la frecuencia ideal para tu cuerpo y tu forma física, por los cuidados que debes tener al bailar y por cualquier otra cuestión que se te ocurra.

Y si cuando ya estás entrenando en casa sientes algún tipo de molestia, dolor o lesión, no dudes en detener la sesión y buscar ayuda médica para solucionar tu problema, evitando que se agrave.

  1. Elige el vestuario adecuado

Asegúrate de elegir un traje adecuado para aprender a bailar en casa que sea cómodo y ligero, ya que probablemente sudarás mucho durante el ejercicio. Además, como una ropa más pesada y cálida dificultará los movimientos necesarios durante la actividad, se presenta como una mala elección.

Mira también:

Lo ideal es optar por los modelos típicos de las clases de gimnasia, como camisetas holgadas, preferiblemente de tirantes, leggins, pantalones cortos deportivos o pantalones de táctel holgados. En el caso de las mujeres con pechos grandes, también vale la pena utilizar un top de sujeción bajo la blusa, que proporcionará mayor comodidad al moverse.

En cuanto a los pies, la recomendación es usar un par de zapatillas con buena amortiguación e impacto que no dañe tus pies, sin olvidar ponerte también un par de calcetines, por supuesto.

  1. Pide ayuda a un instructor

En un escenario perfecto, todos los que decidan ejercitarse en su propia casa podrían contar con la orientación de un instructor físico in situ para enseñar cómo debe realizarse cada movimiento y técnica y estar preparados para ayudar cuando surja una lesión.

Sin embargo, sabemos que esto no es posible para todo el mundo y que algunas personas acabarán ejercitándose en casa sin acompañamiento profesional de todos modos. Así que la sugerencia que dejamos aquí es que, si éste es tu caso, al menos hables con un entrenador de la zona y preguntes por las precauciones que hay que tomar y pidas algunas recomendaciones básicas sobre cómo bailar zumbando sin correr un gran riesgo de lesionarte.

Si puedes contratar a este tipo de profesionales, asegúrate de hacerlo, ya que su seguimiento te dará mayor seguridad y hará que sea menos probable que te equivoques al hacer los movimientos, lo que también puede garantizar resultados. más satisfactorios.

  1. Conoce los tipos de zumba

El Zumba Fitness, en el que los movimientos se realizan al compás de ritmos enérgicos de inspiración latina, es sin duda el aspecto más famoso de la actividad, pero no es el único. Hay otras realizadas específicamente para distintos tipos de personas. Es importante saber un poco sobre ellos antes de elegir cuál quieres seguir:

Puede Interesarte:  ¿Qué es el ahogamiento, el diagnóstico, el tratamiento y la manifestación del ahogamiento?

Zumba Toning: Es trabaja el abdomen, los glúteos, los brazos y los muslos y se realiza con la ayuda de bastones.

Zumba Gold: Sigue los mismos principios que Zumba Fitness, pero se compone de movimientos más tranquilos y es adecuado para personas de entre 50 y 70 años.

Zumba Gold Toning: Adecuado para personas mayores, preferiblemente con un grupo grande de alumnos.

Aqua Zumba: Como su nombre indica, esta modalidad de ejercicio se realiza en el agua, más concretamente en una piscina. El practicante tiene que realizar los mismos movimientos que el Zumba Fitness, pero con la mitad de su cuerpo bajo el agua, lo que complica la tarea.

Zumba Sentao: Las series se realizan con el uso de una silla. Esto sirve para trabajar los músculos centrales del cuerpo y mejorar el equilibrio.

Zumba Step: Combina los beneficios de tonificación y fortalecimiento de los glúteos que ofrece una clase de step con la diversión que aporta la zumba.

Zumba en circuito: Añade un circuito de entrenamiento de fuerza a la serie de zumba. Es decir, tu entrenamiento se dividirá entre sesiones de baile y ejercicios de fortalecimiento.

Zumba Kids: Apto para niños.

  1. Buscar tutoriales en YouTube

Aunque no puedas contar con la presencia física de un profesional experto para que te guíe en tu clase de zumba casera, no puedes poner una música latina que suene y pasar por la cabeza, ¿verdad? Sobre todo si no tienes ni idea de cómo bailar zumba.

Puedes encontrar en Youtube varios tutoriales con series de zumba para hacer en la comodidad de tu casa. Aquí tienes algunos ejemplos:

Clase de danza del vientre de zumba:

Clase de Zumba Reggaeton:

Clase de Zumba de Merengue:

Clase de salsa de Zumba:

Clase de zumba con calipso:

Clase de Zumba con Cumbia:

Estos son sólo algunos ejemplos, haz una investigación básica y encontrarás otros tutoriales. La pauta es que antes de realizar los movimientos mostrados en el vídeo, veas la grabación unas cuantas veces hasta que puedas memorizar el paso que vas a realizar. De este modo, se reducen las posibilidades de cometer un error técnico que pueda causarte una lesión o un daño.

  1. Prepara el entorno

Una vez que hayas elegido tu tutorial de buzz dance, busca un lugar espacioso en tu casa, organízalo de forma que no te choques con los muebles y te lesiones, y ten cerca una botella de agua bien llena para hidratarte mientras bailas.

  1. Conoce el momento de parar

No es necesario que hagas una hora de zumba sin parar el primer día. Determina la cantidad de tiempo que crees que puedes soportar y si en el momento del entrenamiento sientes que tu cuerpo no puede aguantar más, no insistas y termina la sesión antes.

Con el tiempo de práctica, se espera que seas capaz de bailar durante un intervalo más largo. Sin embargo, mientras esto no ocurra, elige una frecuencia y una duración semanal para cada clase que puedas hacer sin perjudicar tu salud y, preferiblemente, toma esta decisión siguiendo las recomendaciones médicas.

  1. No te rindas

Si al principio te resulta difícil o no puedes hacer ejercicio durante mucho tiempo, no te rindas. Nadie nace sabiendo nada y es de esperar que tardes un tiempo en adaptarte a la actividad, pero para ello es esencial que seas persistente y constante con tus entrenamientos.

Si te empieza a resultar muy aburrido entrenar solo, invita a algunos amigos y familiares a entrenar contigo, o considera la posibilidad de inscribirte en un gimnasio o probar una de esas clases de zumba al aire libre que se imparten gratuitamente en algunas ciudades.

Cómo bailar Zumba en casa para perder peso

Puede Interesarte:  10 beneficios del boxeo para la salud y la forma física

in Aeróbicos , Ejercicios

PUBLICIDAD

La zumba es un ejercicio que mezcla movimientos aeróbicos con bailes y ritmos típicamente latinos como la salsa y el merengue y otros ritmos internacionales. La actividad ha ido ganando adeptos en todo el mundo, y millones de personas ya la practican.

No es de extrañar: con entrenamientos a intervalos que alternan ritmos lentos y rápidos y entrenamiento de resistencia, la práctica promete eliminar hasta 1.000 calorías en una hora de entrenamiento. Y con tanta popularidad, no es de extrañar que haya tantos gimnasios y clases al aire libre que nos enseñan a bailar zumba.

Sin embargo, si no tienes dinero para pagar los gastos mensuales de un gimnasio, no te gusta hacer ejercicio con otras personas o no tienes mucho tiempo para ir a un lugar que ofrezca estas clases de zumba, puede ser un poco difícil practicar. la actividad.

¡Pero no es imposible! ¿Sabías que puedes aprender a bailar zumba en casa de todas formas? ¿No? Pues no dejes de consultar nuestra siguiente lista de cómo bailar zumba en casa para adelgazar:

  1. Consulta a tu médico

Practica cualquier tipo de ejercicio en casa sobre todo si se hace sin la ayuda de un profesional de la educación física. Puede ser arriesgado. Esto se debe a que te arriesgas a hacer mal una técnica o a no saber cómo proceder si te sientes mal.

Precisamente por eso, es fundamental que consultes a tu médico de confianza antes de empezar tu serie de entrenamiento de zumba. Pregúntale por la frecuencia ideal para tu cuerpo y tu forma física, por los cuidados que debes tener al bailar y por cualquier otra cuestión que se te ocurra.

Y si cuando ya estás entrenando en casa sientes algún tipo de molestia, dolor o lesión, no dudes en detener la sesión y buscar ayuda médica para solucionar tu problema, evitando que se agrave.

  1. Elige el vestuario adecuado

Asegúrate de elegir un traje adecuado para aprender a bailar en casa que sea cómodo y ligero, ya que probablemente sudarás mucho durante el ejercicio. Además, como una ropa más pesada y cálida dificultará los movimientos necesarios durante la actividad, se presenta como una mala elección.

Mira también:

Lo ideal es optar por los modelos típicos de las clases de gimnasia, como camisetas holgadas, preferiblemente de tirantes, leggins, pantalones cortos deportivos o pantalones de táctel holgados. En el caso de las mujeres con pechos grandes, también vale la pena utilizar un top de sujeción bajo la blusa, que proporcionará mayor comodidad al moverse.

En cuanto a los pies, la recomendación es usar un par de zapatillas con buena amortiguación e impacto que no dañe tus pies, sin olvidar ponerte también un par de calcetines, por supuesto.

  1. Pide ayuda a un instructor

En un escenario perfecto, todos los que decidan ejercitarse en su propia casa podrían contar con la orientación de un instructor físico in situ para enseñar cómo debe realizarse cada movimiento y técnica y estar preparados para ayudar cuando surja una lesión.

Sin embargo, sabemos que esto no es posible para todo el mundo y que algunas personas acabarán ejercitándose en casa sin acompañamiento profesional de todos modos. Así que la sugerencia que dejamos aquí es que, si éste es tu caso, al menos hables con un entrenador de la zona y preguntes por las precauciones que hay que tomar y pidas algunas recomendaciones básicas sobre cómo bailar zumbando sin correr un gran riesgo de lesionarte.

Si puedes contratar a este tipo de profesionales, asegúrate de hacerlo, ya que su seguimiento te dará mayor seguridad y hará que sea menos probable que te equivoques al hacer los movimientos, lo que también puede garantizar resultados. más satisfactorios.

  1. Conoce los tipos de zumba

El Zumba Fitness, en el que los movimientos se realizan al compás de ritmos enérgicos de inspiración latina, es sin duda el aspecto más famoso de la actividad, pero no es el único. Hay otras realizadas específicamente para distintos tipos de personas. Es importante saber un poco sobre ellos antes de elegir cuál quieres seguir:

Puede Interesarte:  La pluma es más poderosa que la espada: ¿Por qué es cierto?

Zumba Toning: Es trabaja el abdomen, los glúteos, los brazos y los muslos y se realiza con la ayuda de barras.

Zumba Gold: Sigue los mismos principios que Zumba Fitness, pero se compone de movimientos más tranquilos y es adecuado para personas de entre 50 y 70 años.

Zumba Gold Toning: Adecuado para personas mayores, preferiblemente con un grupo grande de alumnos.

Aqua Zumba: Como su nombre indica, esta modalidad de ejercicio se realiza en el agua, más concretamente en una piscina. El practicante tiene que realizar los mismos movimientos que el Zumba Fitness, pero con la mitad de su cuerpo bajo el agua, lo que complica la tarea.

Zumba Sentao: Las series se realizan con el uso de una silla. Esto sirve para trabajar los músculos centrales del cuerpo y mejorar el equilibrio.

Zumba Step: Combina los beneficios de tonificación y fortalecimiento de los glúteos que ofrece una clase de step con la diversión que aporta la zumba.

Zumba en circuito: Añade un circuito de entrenamiento de fuerza a la serie de zumba. Es decir, tu entrenamiento se dividirá entre sesiones de baile y ejercicios de fortalecimiento.

Zumba Kids: Apto para niños.

  1. Buscar tutoriales en YouTube

Aunque no puedas contar con la presencia física de un profesional experto para que te guíe en tu clase de zumba casera, no puedes poner una música latina que suene y pasar por la cabeza, ¿verdad? Sobre todo si no tienes ni idea de cómo bailar zumba.

Puedes encontrar en Youtube varios tutoriales con series de zumba para hacer en la comodidad de tu casa. Aquí tienes algunos ejemplos:

Clase de danza del vientre de zumba:

Clase de Zumba Reggaeton:

Clase de Zumba de Merengue:

Clase de salsa de Zumba:

Clase de zumba con calipso:

Clase de Zumba con Cumbia:

Estos son sólo algunos ejemplos, sólo tienes que hacer una investigación básica y encontrarás otros tutoriales. La pauta es que antes de realizar los movimientos mostrados en el vídeo, veas la grabación unas cuantas veces hasta que puedas memorizar el paso que vas a realizar. De este modo, se reducen las posibilidades de cometer un error técnico que pueda causarte una lesión o un daño.

  1. Prepara el entorno

Una vez que hayas elegido tu tutorial de buzz dance, busca un lugar espacioso en tu casa, organízalo de forma que no te choques con los muebles y te lesiones, y ten cerca una botella de agua bien llena para hidratarte mientras bailas.

  1. Conoce el momento de parar

No es necesario que hagas una hora de zumba sin parar el primer día. Determina la cantidad de tiempo que crees que puedes soportar y si en el momento del entrenamiento sientes que tu cuerpo no puede aguantar más, no insistas y termina la sesión antes.

Con el tiempo de práctica, se espera que seas capaz de bailar durante un intervalo más largo. Sin embargo, mientras esto no ocurra, elige una frecuencia y una duración semanal para cada clase que puedas hacer sin perjudicar tu salud y, preferiblemente, toma esta decisión siguiendo las recomendaciones médicas.

  1. No te rindas

Si al principio te resulta difícil o no puedes hacer ejercicio durante mucho tiempo, no te rindas. Nadie nace sabiendo nada y es de esperar que tardes un tiempo en adaptarte a la actividad, pero para ello es esencial que seas persistente y constante con tus entrenamientos.

Si te empieza a resultar muy aburrido entrenar solo, invita a algunos amigos y familiares a entrenar contigo, o considera la posibilidad de inscribirte en un gimnasio o probar una de esas clases de zumba al aire libre que se imparten gratuitamente en algunas ciudades.

Deja un comentario

UnComoHacer
ForoPc
Tarabu
Tecnomaniacos
UnMeroTecnologico
VidaParalela
Nekuromansa
Superfantasy