¿A qué edad empieza a aparecer la demencia?

Se conoce como demencia a la disminución del funcionamiento intelectual capaz de afectar – completa o parcialmente – la vida cotidiana de quienes la padecen, ya que compromete una o más capacidades, entre ellas, el lenguaje, la memoria, la percepción, el razonamiento y/o el juicio; aunque es una condición que no distingue de edad, es conectada inherentemente al envejecimiento, recibiendo el nombre de demencia senil.

Demencia asociada a la edad:

De forma incorrecta, la demencia es comúnmente denominada “senilidad” o “demencia senil” vinculándose de manera directa con una condición sólo para mayores cuando la Sociedad Española de Neurología asevera lo erróneo del término pues es una condición que puede afectar a personas sin importar su edad.

¿Qué es en realidad la demencia?

Corresponde a la pérdida progresiva de memoria – y del resto de funciones cognitivas – en el que se mantiene el nivel de conciencia, lo que impide la correcta adaptación del individuo a su entorno, pues altera tanto sus facultades intelectuales, como su personalidad y capacidad emocional.

Debido a que es un deterioro crónico de al menos tres funciones superiores, se evidencian diversas clases, siendo las más comunes la demencia vascular y la enfermedad de Alzheimer; la primera es la secuela de un problema grave de carácter cerebrovascular prolongado durante un periodo de tiempo, mientras que la segunda representa la causa más común de demencia entre las personas mayores, motivo por el cual se vincula la patología a la edad.

Puede Interesarte:  Que debo regalarle a un abuelito

¿A qué se debe la relación entre la demencia y la edad?

La enfermedad de Alzheimer representa cerca del 70% de todas las demencias, convirtiéndose en un trastorno relacionado íntimamente con la edad; de hecho, el 20% de los casos se evidencia en personas que superan los 80 años.

En la actualidad, es una de las principales causas de necesidad de cuidados para mayores e incapacidad a largo plazo en la tercera edad, lo que evidentemente le convierte en un severo problema de salud pública, sobre todo, si entra en la ecuación el incremento de la población anciana que redunda en la sociedad moderna. Siendo más específicos, las estadísticas sugieren que para el 2050 la cantidad de casos supere los 130 millones, cifra extremadamente elevada respecto al número de casos registrados en épocas pasadas.

Asimismo, es de acotar que pese a no distinguir de género, la demencia por edad asociada al Alzheimer está ligeramente más ligada al sexo femenino, mientras que otros tipos de demencia, como la vascular tiende a presentarse con mayor frecuencia en varones.

¿Cuáles son las causas de la aparición de la demencia en personas mayores?

Es evidente que los riesgos de padecer la enfermedad se incrementan conforme el paso de los años, incluso es poco probable que se desarrolle en personas menores de 60, ya que la tendencia apunta que es una patología para mayores de edad muy avanzada.

En líneas generales, son irreversibles la mayoría de los tipos de demencia, ¿qué quiere decir esto? que las alteraciones que la enfermedad supone en el cerebro no pueden detenerse ni revertirse; la demencia por enfermedad de Alzheimer afecta las partes del cerebro encargadas de la memoria el pensamiento y el lenguaje, mientras que la vascular encuentra su origen en la deficiencia del flujo sanguíneo hacia el mismo a consecuencia de un accidente cerebrovascular.

Puede Interesarte:  Conoce cómo solicitar el subsidio para personas mayores

Claro, que no es sino la demencia de los cuerpos de Lewy, la causa más frecuente de demencia en los ancianos, caracterizada por la anormalidad de las estructuras proteínicas en algunas áreas cerebrales; sin embargo, puede ser arrojada tras sufrir de las siguientes afecciones:

  • Lesión cerebral
  • Enfermedad de Huntington, Mal de Parkinson y Enfermedad de Pick
  • Parálisis supranuclear progresiva y esclerosis múltiple
  • Infecciones, entre ellas, enfermedad de Lyme, Sífilis y VIH/SIDA.

En una minoría, la demencia puede ser reversible, siempre que sean detectadas a tiempo las causas que la provoca; por ejemplo, en pacientes con tumores en el cerebro, ciertas lesiones cerebrales, alteraciones en los índices de glucosa, sodio o calcio y deficiencias de vitamina B12.

¿Qué síntomas presenta una persona demente?

Es difícil delimitar la sintomatología propia de la demencia, ya que es una enfermedad que abarcan muchos aspectos de las funciones mentales del afectado; a grandes rasgos, el paciente ve afectado su comportamiento emocional o de la personalidad, así como la capacidad de memoria y percepción, perdiendo además el control del lenguaje y el pensamiento o juicio.

El deterioro cognitivo leve (DCL) es por tendencia, el predecesor de la enfermedad, de ahí que el adulto mayor presentará dificultades para llevar tareas que antes le eran cotidianas; del mismo modo, mostrará:

  • Entorpecimiento para resolver problemas o tomar decisiones.
  • Complicaciones para recordar hechos o conversaciones recientes.
  • Disminución de la agilidad mental.

Conforme se agrava el trastorno, es común que surjan síntomas más graves, de ahí que el enfermo comenzará progresivamente a perder sus habilidades sociales, adoptando cambios bruscos de personalidad – incluyendo comportamientos agresivos e inapropiados – la comunicación, también será un problema, llegando el punto de hacérsele imposible recordar nombres de objetos familiares y desorientarse.

Puede Interesarte:  Aplica los cuidados para personas mayores de manera efectiva

Esta es la razón por la que es cotidiano ver longevos en residencias para mayores que no encuentran cosas y se pierden con asiduidad. Pero eso no es todo, los cuadros más complicados de demencia en adultos mayores acarrean:

  • Incremento de la dificultad para memorizar o realizar actividades que demandan pensar.
  • Alteraciones en el patrón del sueño, lo que a su vez conduce a la aparición de delirios, alucinaciones y cuadros agudos de depresión.
  • Pérdida de la capacidad de juicio, quedando incapaces de identificar en peligro en sus acciones.
  • Finalmente, la incapacidad de valerse por sí mismos y llevar a cabo actividades elementales – como comer, asearse o vestirse – igualmente de entender el lenguaje y reconocer a su familia, haciendo imperiosos procurarles cuidados para mayores adecuados a su condición.

¿Cómo se diagnostica la demencia?

El diagnóstico de la demencia requiere de pruebas, con carácter genérico, realizadas por un especialista; en primer lugar, un examen físico integral, en el que se evalúe completamente el desempeño del sistema nervioso. Por otro lado, se examinará la función mental del paciente a fin de esclarecer la presencia de capacidades afectadas o disminuidas. Por último, se tomará en consideración la historia clínica y la sintomatología.

Deja un comentario

UnComoHacer
ForoPc
Tarabu
Tecnomaniacos
UnMeroTecnologico
VidaParalela
Nekuromansa
Superfantasy