12 Principios básicos de las actividades de consultoría

12 Principios básicos de las actividades de consultoría

Los “Principios de la actividad de consultoría y operaciones logísticas” se estructuran en un total de diez principios: El objetivo principal de la actividad de consultoría es ayudar a resolver los problemas del cliente, por lo que el personal del servicio debe cumplir con sus obligaciones, como los médicos, siguiendo la voz de la conciencia, esforzándose por aliviar la posición del cliente en la medida de lo posible, desarrollando y proponiendo las formas de salir del apuro que mejor se adapten a los deseos del cliente teniendo en cuenta los objetivos de desarrollo del grupo social al que pertenece el cliente, así como de la sociedad en su conjunto.

Se puede clasificar como uno de los más principios generales de la actividad de consultoría que deben seguirse:

  • apertura – La información y la asistencia de consulta deben proporcionarse a cualquier cliente que haya solicitado ayuda y sea un representante del grupo objetivo, independientemente de la edad, el sexo, la raza, la nacionalidad, la religión, la condición social, las opiniones políticas, la ciudadanía y otros factores;
  • independencia, objetividad y carácter científico de información y recomendaciones distribuidas por el servicio y los consultores;
  • confidencialidad en las relaciones con el cliente;
  • adecuación – el trabajo del servicio debe corresponder a la situación de la región y a las capacidades de los clientes, aplica los métodos de trabajo y las tecnologías vinculadas a una localidad concreta;
  • la disponibilidad de un servicio estable retroalimentacióncon los clientes (población);
  • la consecución de los objetivos del servicio de asesoramiento debe producirse en el marco de la política jurídicay no contradecirla;
  • el servicio debe estar estructurado de tal manera que tenga la capacidad deresponder con flexibilidad a los cambios en las políticas estatales y locales y a las necesidades de los productores y residentes rurales;
  • constante interaccióncon otras organizaciones implicadas en el desarrollo de la zona;
  • prevención de conflictos de interesesderivados de los cambios provocados por las actividades del servicio, y su gestión.
Puede Interesarte:  El ciclo comercial en economía: y 5 características principales

Hay que tener en cuenta lo crucial que es papel del asesor en las actividades del servicio. El consultor es plenamente responsable de sus decisiones y acciones, utilizando todos los logros de la ciencia y la práctica que conoce, por lo que debe perfeccionarse sistemática y profesionalmente.

Al prestar asistencia, el consultor debe guiarse únicamente por los intereses del cliente. Los motivos de beneficio personal no deben influir en la toma de una decisión profesional. En particular, el consultor no debe aceptar incentivos de los fabricantes y distribuidores de medios de producción (equipos agrícolas, productos químicos, etc.) y otros similares, y mucho menos trabajar como su representante o realizar para ellos a cambio de una recompensa servicios de promoción de sus productos entre los clientes. El consultor tampoco puede realizar ninguna otra actividad si es incompatible con la independencia profesional y los objetivos de la institución en la que trabaja. Es inaceptable la autopromoción no ética, disminuyendo los méritos de colegas o competidores.

Los deberes del consultor incluyen promover activamente la difusión de los últimos conocimientos científicos y otras informaciones que contribuyan al desarrollo de los clientes y sus comunidades.

El consultor es responsable de la calidad del asesoramiento y de la información que les proporciona. En su trabajo, debe elegir las soluciones y métodos que considere más eficaces en cada caso concreto, guiándose por los intereses del cliente.

Si el consultor, asistiendo, entiende que encontrar una solución al problema de un cliente está más allá de su competencia o de sus capacidades, debe informar inmediatamente al cliente de ello, tratando de minimizar las pérdidas que éste pueda sufrir al respecto. Además, el consultor puede negarse a trabajar con el cliente si considera que no existe la necesaria confianza mutua entre él y el cliente (si es una condición necesaria para el éxito del análisis del problema y la aplicación de las medidas para solucionarlo), si se siente insuficientemente competente o no dispone de lo necesario para el éxito del trabajo con el cliente.

Puede Interesarte:  Qué es la hipoxia, qué hace

El consultor no puede poner en duda públicamente las cualificaciones profesionales del cliente, de otro consultor o de un especialista, ni desacreditarlos de cualquier otra forma. Si es necesario hacer comentarios profesionales a la dirección de alguien, deben hacerse de forma no ofensiva y razonada. Al mismo tiempo, no pueden justificarse las acciones encaminadas a proteger el honor del uniformado y perjudicar los intereses del cliente.

Al igual que el médico, el consultor no debe exponer al cliente a un riesgo indebido, especialmente para utilizar sus conocimientos con fines inhumanos. Al elegir las opciones y los métodos de solución, el consultor debe guiarse por el mandamiento “No hacer daño”. Dado que el cliente tiene derecho a una información completa sobre el estado real de sus asuntos, revelada por el consultor durante el análisis o de otra manera, el consultor está obligado a informar honesta y completamente al cliente de este tipo de información. Pero si en el transcurso de la prestación de asistencia a un cliente se ha utilizado información que constituye un secreto oficial o profesional, el consultor no puede comunicar esta información al cliente, habiendo intentado, si es necesario, explicar al cliente las razones de sus acciones.

Naturalmente, el consultor debe respetar el honor y la dignidad del cliente y de las personas cercanas a él, tratarlo favorablemente, respetar sus opiniones políticas, religiosas, el derecho a los secretos personales.Si se comete un error o surgen razones que impiden un asesoramiento eficaz, el consultor debe informar a la institución en la que trabaja y al cliente sobre esto y tratar de encontrar la mejor manera de salir de la situación.Un consultor debe trabajar con un cliente sólo con su propio apellido, sin utilizar un seudónimo y sin especificar títulos oficiales no asignados, grados, rangos.

Puede Interesarte:  Qué es la celulosa en las plantas; 5 datos que debes conocer

Deja un comentario

UnComoHacer
ForoPc
Tarabu
Tecnomaniacos
UnMeroTecnologico
VidaParalela
Nekuromansa
Superfantasy