www.sexshoplelo.net

¿Cuántas veces hemos escuchado la famosa frase de que lo importante no es el tamaño? Quizá demasiadas, pero ahora, el tamaño importa y mucho.

 

Esa pregunta sigue vigente entre muchos hombres que viven obsesionados con poder cumplir con las expectativas de su pareja. Algunos prueban a usar productos para aumentar su tamaño, muchos mienten, a otros les da igual y compensan con el rendimiento. Entonces, ¿cuál es el tamaño ideal? Si es que existe

Evidentemente no todas las mujeres tienen las mismas preferencias. Muchas confesarán que en definitiva, un pene, si es enorme mucho mejor.

La teoría la refuerzan las películas porno películas porno o los grandes consoladores que podemos encontrar en un sex shop on line como el nuestro. Pero a la hora de la verdad, la comodidad hace que prefieran uno de tamaño regular y, si la pareja las satisface en otros hábitos de la relación, puede que se conformen con uno no tan grande.

Si consideramos la penetración vaginal, es sabido que la vagina se adapta, por lo general al tamaño del pene pero dentro de ciertas medidas. Un pene de 13 cm se siente igual que uno de 15. Mientras que sí habrá una gran diferencia si comparan con uno de 6 cm; es decir un micropene.

Al tener sexo oral, generalmente, la chicas prefieren uno no tan grande o grueso. Los penes de gran tamaño pueden dañar los labios al mantenerlos mucho tiempo abiertos o producir las clásicas arcadas al ser introducidos muy adentro. Sin embargo, esto dependerá de la técnica que se utilice al practicar la felación o de los juegos que se quieran hacer en el momento.

A diferencia del sexo vaginal, durante el sexo anal, no hay lubricación natural y el recto no se amolda al pene. Si bien en relaciones heterosexuales, la mayoría de mujeres prefiere tener relaciones con un hombre con pene mediano, las parejas homosexuales prefieren uno grande que pueda satisfacer lo necesario, ya que también su recto es mayor.

La cosa cambia cuando se está masturbando a la pareja, el tamaño no cuenta tanto como en los anteriores circunstancias. Sin embargo, la sensación de tener un pene grande y erecto entre las manos es mucho mejor para ellas.

Este tema usualmente se trata desde la perspectiva masculina, ya que ellos son muy sensibles en cuanto a su ego varonil. Tener un pene mediano evidentemente no es malo, pero no debe suponer tampoco un motivo de complejo.

Actualmente sí vivimos ante toda una revolución por parte del hombre que desea aumentar unos centímetros su miembro, sea como sea. Por ello ha aumentado la venta de desarrolladores o alargadores de pene. También el consumo de pastillas tanto para aumentar su tamaño como para potenciar sus erecciones. Además las llamadas extensiones para penes están haciendo furor entre las parejas que, además de querer tener un mayor tamaño, también buscan nuevas sensaciones.

En realidad a veces la preocupación es excesiva, máxime cuando en el mercado existen una serie de artículos que pueden ayudar a emular esos pocos centímetros que deseamos aumentar y de paso también hacer crecer nuestro placer.

 

¿Que opinas sobre este tema?