La eyaculación precoz es una de los padecimiento masculinos más comunes que existen hoy en día pero también es uno de los padecimientos esta en primer lugar de los menos tratados, esto se debe a la vergüenza que los hombres sienten al respecto pues en algunos casos llegan a sentir que su masculinidad está en juego o que han dejado de ser buenos amantes y el problema es aún más grande cuando los problemas fuera de la cama empiezan a aparecer pues es aquí cuando las parejas pelean y llegan a puntos tan tensos que pueden resultar en la ruptura y separación de la pareja.
La eyaculación precoz aunque no es tan conocida por no ser una enfermedad que ponga en peligro la salud y la vida orgánica del paciente, es estudiada desde ya hace mucho tiempo por expertos en salud sexual y han identificado que este padecimiento tiene varias divisiones y lo primero que se identifica es el tipo. Existen dos, el tipo uno o primario es el que refiere a si el hombre trae un historial de eyaculación precoz desde la adolescencia y no ha tenido nunca una relación satisfactoria y el tipo dos o secundaria indica que el hombre ha comenzado con episodios de eyaculación precoz después de haber tenido control sobre su reflejo eyaculatorio, después de esto se deben identificar los grados y saber ubicarse en ellos.
Grado 1: Es el grado más leve causado generalmente por el stress de responsabilidades, problemas del trabajo y/o personales o largos periodos de inactividad sexual, se puede asociar a los eyaculadores del tipo secundario, se puede decir que es característico de este grado que ocurra ocasionalmente cuando se cruza por momentos de tensión emocional y el tiempo de duración del acto es de 5 a 8 minutos.
Grado 2: Se presenta rápidamente al no haber superado el primer episodio, en este grado la situación es crónica y muy difícil de reeducar sin ayuda de un profesional, aún se asocia con los eyaculadores del tipo secundario y lo característico de este grado es que ocurre en toda relación sexual que se tenga y el tiempo de duración es de 1 a 4 minutos.
Grado 3: Se presenta de igual forma que la anterior, de manera rápida si no se toman las medidas del caso, los eyaculadores precoces del primer tipo inician su problema perteneciendo a este grado ya que el stress y el nerviosismo hace su aparición en escena apoderándose de la mente del paciente. Este grado se puede asociar tanto a los primarios como a los secundarios y lo característico de este grado es que la persona siempre eyacula justo al penetrar a la pareja.
Grado 4: Este es el más severo de los cuatro grados ya que la eyaculación se convierte en trastorno, los problemas psicológicos que aparecen son serios pues la persona desvalora su propia imagen, se puede asociar tanto a los primarios como a los secundarios y lo característico de esté es que como ya es un trastorno el paciente suele eyacular antes de la penetración.
A pesar de las claras diferenciaciones que existen entre los grados mencionados, es posible que un paciente no tratado salte de una a otra sin siquiera notarlo, es por esta razón que la búsqueda de una cura para la eyaculación precoz debe ser inmediata, entre más tiempo pase más complicado será tratar el problema.

Si desea recibir mas informacion sobre un un tratamiento para la eyaculación precoz o ejercicios y desea averiguar sobre las curas para la eyaculacion precoz existentes puede visitar este link www.NoMasEyaculacionPrecoz.com

¿Que opinas sobre este tema?