www.sexshoplelo.net ¿Puedes seducir con colores? Desde luego que sí, ya que con ellos puedes crear desde un entorno de relajación y calidez o provocar la pasión más desbordante.

Es importante que sepamos elegir los colores en función de nuestras intenciones. Si aún no sabes que tonos son los más afrodisiacos te vamos a dar una serie de pistas. Ya que utilizar el color no adecuado puede dar al traste con las nuestras intenciones.

Para comenzar diremos que los tonos marrones, beiges, cremas, y similares son, por lo general, muy poco estimulantes para la seducción. Así que si lo que deseas es pasar una noche tranquila, sin que nadie te moleste ni te proponga nada, usar este tipo de colores es un buen comienzo.
Sigamos ahora con el azul. Idóneo si lo que pretendes es crear un espacio sereno, tranquilo, pero seductor, idóneo para practicar tantra con tu pareja o de un disfrute más pausado del sexo.

No lo uses tan sólo en tu ropa interior, sino que también puedes poner de azul gran parte del entorno; sábanas, funda de edredón, etc.

Está demostrado que los tonos azules generan en el cerebro humano una sensación de tranquilidad y de sutil sensibilidad así es que si quieres experimentar una nueva forma de intimar con tu pareja, invita al color azul a tu alcoba ¡te sorprenderás con el resultado! La relación será casi mística y elevará la comunicación a niveles más espirituales.

Pero….¿Cuáles son los colores ideales para la seducción?

Digamos que todos los colores intensos pueden convertirse en tus cómplices. Rojos, amarillos y violetas son estimulantes para la seducción.

Si sientes que lo que hace falta en tu relación es es soltarse un poco más y cumplir alguna de tus fantasías a la cuál tu pareja se ha mostrado un poco reticente, incorpora el color amarillo en tu recámara (sala o cocina), esto generará un ambiente de mayor libertad y permitirá que él se deje llevar por la pasión y viva el momento con la mayor intensidad.

Una vez que esté relajado será el momento, no pondrá objeción alguna en que le pongas las esposas y hagas de él tu esclavo. Un poco de bondage nunca viene mal para romper tabúes.

Pero si existe un color en el que todas y todos confiamos, es sin duda el rojo.

En la Universidad de Rochester hicieron un estudio que consistió en presentar dos imágenes de una misma mujer, en la primera se apreciaba con un vestido de cualquier color y en la segunda con uno rojo, los hombres que participaron en la investigación dictaminaron que se veía mucho más atractiva enfundada en un vestido con el color típico vinculado al amor y la seducción.
Un vestido rojo puede hacer que un hombre encuentre más atractiva a una mujer, ya que este color hará que sobresalga del resto, como consecuencia, el hombre se volverá más atento y generoso, según los resultados del estudio (al menos hasta que consiga quitarle el vestido a la mujer, ya sea para ponérselo él o para practicar las nuevas posturas del kamasutra con la poseedora del vestido).

Curiosamente, los hombres no son conscientes del papel que juega este color en esta atracción, así es que si sales alguna noche buscando acción, el rojo ¡no falla!

Vayamos ahora con el  violeta (que tan de moda está desde hace unos años). En realidad no deja ser es el resultado de la mezcla de rojo y azul y permite disfrutar de un efecto que equilibra la pasión e incadescencia del color primario con la tranquilidad y paz del azul. Digamos que en realidad es un tono místico, que te hará ganar confianza en ti misma y te permitirá seducir con elegancia a tu pareja.

Una lencería erótica de este color, nunca falla.

¿Y el negro? Éste color es ideal para cuando tú quieras llevar las riendas de la seducción y de la relación, te permite indicar a nivel inconsciente que tu dictaminarás las reglas esa noche, marcarás el ritmo y montarás la coreografía erótica a tu antojo.
El color negro le indica al otro que tu llevarás el control, serás en cierta manera la dominadora de la situación de principio a fin.

¿Y el blanco? Utilízalo sólo para cuando te apetezca jugar a la chica inocente prueba con ropa interior blanca, este color nos remite siempre a lo incorruptible, y (evidentemente) a la pureza.

Utiliza ropa interior blanca cuando quieras ser seducida y jugar a la chica inexperta. Algo que les excita a los hombres.
La ropa interior de este color es ideal para los disfraces de colegiala con minifalda a cuadros escoceses y camisa blanca anudada al pecho.

Recuerda que independientemente del color la actitud con la que lo lleves es lo más importante, no dejes de ser tú, confía en tus instintos y en que disfrutarás al máximo, la seguridad en ti misma es una de las mejores prendas que puedes ponerte sin la cuál no es recomendable que salgas de casa.

¿Que opinas sobre este tema?