Tener una vida sexual placentera y llena, es sinónimo de tener una satisfacción sexual total, pero a veces las cosas no son tan fáciles. Te proponemos algún consejo para que la tuya sí lo sea.

De todos es bien sabido que para los hombres es más fácil llegar al orgasmo que para la mujer. El climax masculino es más rápido y por lo tanto esto puede dejar en una cierta desventaja a su pareja. Por ello a veces es bueno dejar que el hombre tarde un poco más, disfrute de otros momentos preliminares, y lo más importante, dejarse de inhibiciones y charlar lo más cómodamente del asunto. El hecho de saber comunicar a esa persona lo que te apetece en ese momento o lo que te gusta en la cama es una importante clave para el éxito; Diríamos que es el punto de partida.

Pero si la mujer no llega al climax durante sus relaciones de pareja, puede llegar a ser muy frustrante, incluso pensar que la culpa es de ella o es que existe algún problema oculto. Lo mismo les ocurre a los hombres. El llamado “gatillazo”, no conseguir una perfecta satisfacción sexual en alguna ocasión, también puede ser el comienzo de una autoculpa. A ello también se le puede unir el hecho de mantener relaciones con mujeres que no consiguen llegar a una plena satisfacción.

Entonces…¿Qué soluciones podemos adoptar para que esto no ocurra?

Sin duda alguna la solución a este problema se encuentra por tener antes unos juegos preliminares divertidos. Poner un poco de humor en el sexo no es nada malo, sino todo lo contrario. Y aquí es donde se pone en juego nuestra imaginación para esos momentos. Nada mejor que una bonita lencería por parte de ella, o algún juguete erótico para poder enriquecer esos prolegómenos.

Nunca debemos olvidar que para que la mujer llegue al orgasmo debe estar rejada, sin ningún tipo de tensión, y qué mejor forma de conseguirlo que disfrutar de juegos eróticos de los que plenamente disfrute.

Una vez conseguido ese clima de confianza y de cierta tranquilidad emocional, pues es cuando la relajación que todo buen sexo necesita, puede aparecer en forma de excitación, la clave primordial para conseguir la satisfacción sexual posterior durante el coito.

Hablamos de los preliminares, y es aquí donde la mujer debe compartir con su pareja todas las fantasías que tengas dejando a un lado la vergüenza. Todo el mundo tiene deseos eróticos y está en tu mano cumplirlos.

Por último no dejes de lado tus cinco sentidos; algo básico para conseguir excitarse. Jugar con cada uno de ellos para descubrir nuevas sensaciones hará que puedas disfrutar más y que tengas ganas de repetir mucho más a menudo. No hay que olvidar que nuestro cuerpo está lleno de zonas clave y que el sexo no se limita, ni mucho menos, al coito.

Usa tu mano para guiar a esa persona por tus zonas erógenas, por aquellos puntos de tu cuerpo en los que sientas más placer. Si tú no se lo dices tu pareja nunca sabrá qué es lo que realmente te gusta, ten en cuenta que cada persona es un mundo.

Debes tomarte el sexo como un juego, como un gran divertimento, es algo beneficioso para tu cuerpo y para tu mente. Conseguir una plena satisfacción sexual está en tu mano.

¿Que opinas sobre este tema?