La eyaculación precoz es la segunda disfunción más tratada en los consultorios de los sexólogos, se sabe que al menos el 30% la población masculina a nivel mundial sufre de algún tipo de eyaculación precoz, estos porcentajes varían de país en país; este trastorno sexual es uno de los más comunes entre los hombres y para empeorar también es uno de los menos tratados esto se presenta gracias a que la eyaculación precoz viene acompañada en primera instancia por un fuerte sentimiento de vergüenza, esto hace que muchas veces los pacientes eviten hablar del tema y al hacerlo también están evitando buscar una solución, con esto lo único que hacen es empeorar su situación.
Hay que decir que aquellos hombres que son afectados por este problema tienen graves problemas de frustración, decepción, rechazo y miedos, pues cuando el hombre no es capaz de retrasar su orgasmo es afectado de forma muy negativa y puede llegar un punto donde incluso evite todo tipo de contacto sexual.
Hace algunos años este problema no se consideraba una disfunción sexual real, la verdad es que se tenía visto como un síntoma más dentro del problema de la impotencia, sin embargo con el paso de los años y después de muchos estudios de la eyaculación precoz fue evolucionando y comenzó a tener aspectos en aumento tales como la cantidad afectados, el agravamiento progresivo del problema, las posibles causas y hábitos sexuales entre muchas otras cosas.
En un principio la sexualidad se contemplaban como un acto de reproducción que muchas veces las mujeres tenían que soportar, así que cuanto más rápido pueda ser el acto sexual, menor era el compromiso entre la pareja. Con el tiempo estas concepciones fueron cambiando y la sexualidad pasó a ser considerada como un instrumento de placer y comunicación dentro de la pareja y fue por eso que las mujeres comenzaron a reconocer su derecho a disfrutar del sexo, es por eso que a mediados de los 60 la eyaculación precoz comenzó a ser contemplada como una disfunción sexual que impedía que las mujeres disfrutar de este derecho. Se ha evolucionado mucho desde la época en que la se tenía la concepción de que el placer era cosa de hombres y donde la sexualidad femenina era considerada incluso índice de una dudosa facha moral de la mujer.
Alrededor de los 80 y 90 salió a relucir algo llamado la dictadura del orgasmo, donde el hombre que ha responsabilizado por el orgasmo de la mujer y la razón por la que pasó a sentirse culpable de la ausencia del orgasmo en ella, con el paso del tiempo se impone una mejor visión acerca de los diagnósticos de eyaculación precoz, porque muchos de los casos etiquetados como eyaculación precoz no lo eran sino que se debían a una disfunción sexual femenina conocida como anorgasmia femenina, esto eliminó la responsabilidad el hombre acerca del placer sexual femenino y reforzó la idea de que el orgasmo era fisiológico y socio culturalmente responsabilidad de cada individuo sin importar cuál fue su género.
Lo que muchas personas no saben es que existen muchos tratamientos para la eyaculación precoz que permiten controlar la situación de forma efectiva y sin arriesgar la vida o integridad del paciente ni ningún otro aspecto de su vida.

Si desea recibir mas informacion sobre una cura para la eyaculación precoz o ejercicios y desea averiguar sobre las curas para la eyaculacion precoz existentes puede visitar este link www.NoMasEyaculacionPrecoz.com

¿Que opinas sobre este tema?