La eyaculación precoz posee su germen en dos campos: el psicológico y el fisiológico. Para el 90% de los eyaculadores precoces, la primera explicación es la más común. Para los demás se trata de afecciones prostáticas, a la uretra o de hipersensibilidad en el glande.

¿Sabías que más de la mitad de los hombres en el mundo sufren o han sufrido alguna vez de este problema en algún momento de sus vidas? Mal de uno, consuelo de tontos, ¿verdad? Pero sí, un indicador de que quienes la padecen no están solos. Conversemos del factor psicológico, porque como hemos dicho, se trata de la inmensa mayoría de casos. No deseamos insinuar que se trata de una enfermedad de la mente o algo así sino de una situación mental, de cualquier modo, sujeto a causas de lo más diferentes.

Suele creerse -y no sin razón-, que la eyaculación precoz es un problema esencialmente de la adolescencia. La mayoría de veces es así. Pero, entonces ¿cuál es la razón de que muchos adultos no puedan manejar su eyaculación? La explicación está relacionada pincipalmente con sucesos relacionados a su juventud.

Hay estudios que explican el origen en el sexo a muy corta edad ayudan a que persistan malas prácticas a la hora de la intimidad, producto del desconocimiento y la ansiedad propia de los primeros encuentros. Por otro lado se realaciona con varones criados en hogares, en los cuales el sexo era considerado un tabú: el sentimiento de culpabilidad se torna en nerviosismo. No podemos dejar de considerar los factores medioambientales externos. Los medios y la prensa de nuestra época nos atacan diariamente con iconografía de fuerte contenido sexual.

Estos crean en los jóvenes y adolescentes una imagen errónea del sexo, que al ser contrastada con la realidad, provoca desconcierto e inseguridad. Asimismo se alzan unas expectativas más propias de la ficción que de la realidad.

Todo el mundo quisiera tener el desempeño de un actor de películas para adultos, pero esto es imposible, y no porque estos sean seres extraordinarios o superdotados sino porque en las películas se deja lo que se quiere que veamos, -el resto es editado y eliminado. También muchos jóvenes asumen que todas las mujeres tienen en la cama, los comportamientos mostrados en estas cintas. El choque con la realidad puede generar un cortocircuito.

Pero no todo es culpa de lo que nos llega de fuera, también el estrés de la vida cotidiana juegan un papel a la hora de irse a la cama. Pero, entonces ¿lo único que queda es contratar los servicios de un terapeuta profesional? No necesariamente. Es más, esto no garantiza el éxito. Pueden aplicarse una serie de técnicas para evitar la eyaculación precoz con sólo proponérselo.

¿Que opinas sobre este tema?