La eyaculación precoz es la disfunción sexual masculina más frecuente a nivel mundial, contrario a las creencias generales de que afecta sólo los jóvenes, esta disfunción sexual puede afectar a hombres de cualquier edad incluso edades avanzadas, se cree que siete de cada 10 hombres padecen en algún momento de sus vidas de eyaculación precoz, estadísticamente se dice que un 30% de los hombres a nivel mundial sufren de este mal y sin embargo sólo un 10% busca una solución a este problema, esto sucede gracias a que uno de las primeras complicaciones que conlleva este padecimiento es la vergüenza y con ella aparecen problemas como la negación y la falta de cuidado y atención que se le debe prestar el problema.
La eyaculación precoz se ve como la incapacidad de controlar voluntariamente el reflejo eyaculatorio, cuando la eyaculación se presenta de manera abrupta ocurre en un espacio de tiempo muy reducido, en los casos comunes esto puede ser durante o dentro de los cinco minutos siguientes a la penetración de la pareja y en los casos más graves se puede presentar incluso antes de este evento. Existen 4 grados de eyaculación precoz y lo más peligroso con este padecimiento es que se desarrollan de forma rápida pasando de grados en cuestión de meses o incluso semanas.
Grado uno: Es el más leve, puede generarse por situaciones como el estrés laboral, nuevas responsabilidades y por lo general problemas personales que afectan el estado mental del paciente, también puede ser causado por largos períodos de inactividad sexual. Este grado es asociado con los eyaculador es precoces del tipo secundario y se caracteriza por no ser muy frecuente, es decir ocurre ocasionalmente por lo general en momentos de gran tensión emocional. Las personas que lo sufren pueden tener una duración en el acto sexual de entre 5 y 10 minutos.
Grados dos: Cuando el grado uno no es superado se desarrolla rápidamente en segundo grado y en este la disfunción sexual ya es crónica y reeducar al paciente es más complicado si no se tiene una ayuda profesional, esta se sigue asociando a los eyaculadores precoces secundarios. En este grado es más frecuente la aparición de episodios de eyaculación precoz y los pacientes que lo sufren tienen una duración del acto entre uno y cuatro minutos.
Grado tres: Al pasar a este grado, consecuencias como el estrés, el nerviosismo y la ansiedad se apoderan del paciente convirtiéndose en un problema psicológico, es en este grado se pueden encontrar pacientes de tipo uno y dos de eyaculación precoz. En este grado la aparición de la eyaculación precoz es crónica y de forma constante en sus relaciones sexuales y el paciente eyacula justo cuando penetra su pareja.
Grado cuatro: Este es el grado más severo, la disfunción sexual se transforma en trastorno y los problemas psicológicos que conlleva son muy serios, pues la persona puede llegar a desvalorar su propia imagen afectando todos los aspectos de su vida, en este grado se encuentran los eyaculadores de tipo primario y secundario. En este grado la disfunción sexual es un trastorno y su presencia es constante, quien lo padece suele eyacular antes de penetrar su pareja.

Cada uno de estos grados tiene una cura para la eyaculación precoz, unos más complejos que otros y todos requieren tener un alto grado de compromiso por parte del paciente, sin una constancia durante el tratamiento es imposible garantizar ningún tipo de recuperación, por lo tanto toda solución está solo en sus manos.

Si desea recibir mas informacion sobre un tratamiento para la eyaculación precoz o ejercicios y desea averiguar sobre las curas para la eyaculacion precoz existentes puede visitar este link www.NoMasEyaculacionPrecoz.com

¿Que opinas sobre este tema?