La eyaculación precoz es un problema que afecta a miles de parejas a nivel mundial y sin embargo el problema se concentra en la parte fisiológica del hombre, valga decir que esta enfermedad no sólo afecta de esta manera al paciente sino que también afecta su estado mental y en algunos casos llega a afectar el estado mental de la pareja creando en ella también algunos efectos colaterales.
La eyaculación precoz es la disfunción sexual masculina más frecuente a nivel mundial y también es la menos tratadas y esto sucede por una razón muy simple, una de las primeras consecuencias que trae la eyaculación precoz es sufrir de vergüenza, por lo que el paciente busca a toda costa evitar hablar del problema entrando en un estado de negación donde no es capaz de hablar del problema con nadie ni siquiera con la pareja. La verdad es que este padecimiento se puede prevenir y curar fácilmente si se cuenta con una buena información.
La eyaculación precoz puede definirse como una disfunción sexual masculina en la que el hombre no es capaz de identificar ni controlar las fases de excitación sexual, esto desemboca en que el paciente eyacula incontroladamente, casi siempre antes, durante o inmediatamente después a la penetración de la pareja, este problema trae consecuencias personales negativas tales como signos de malestar, incomodidad, frustración y la negación a la intimidad sexual, en el ámbito socio/sexual se ha llegado a tales puntos de complicación que incluso hoy en día se considera a la insatisfacción sexual como una causa justificada para pedir el divorcio.
Existen varias causas por las cuales puede aparecer esta disfunción sexual, por lo general los jóvenes en un inicio de su vida sexual alcanzan a tener problemas de eyaculación precoz primaria y con el paso del tiempo muchos van aprendiendo un razonable control de su eyaculación, sin embargo los que no lo hacen reconocen que han tenido un problema desde siempre. Algunas causas para que esto sea así son las siguientes:
Aprendizaje anómalo: Esta nos dice que el paciente sus primeras etapas de exploración sexual aceleraba el proceso masturbación, a esto se le añade un sentimiento de culpabilidad que por lo general se debe a que se asocia la masturbación al pecado o algo malo, también deben contarse los mensajes anti sexuales en la infancia o expectativas exageradas, en ocasiones se han tenido primeras experiencias sexuales problemáticas con prostitutas o en situaciones en la que la rapidez del coito ha sido la premisa.
Ansiedad: En esta la eyaculación precoz es facilitada gracias a un sentimiento de ansiedad que está marcado en la personalidad del paciente, cuando la ansiedad viene asociada a una experiencia sexual se presentan los episodios de eyaculación precoz, la inseguridad sexual temprana es algo muy frecuente en los jóvenes y aumenta aún más cuando el paciente padece un déficit de autoestima. Este problema se retroalimenta de los sentimientos de vergüenza y culpa de las experiencias reiteradas de precocidad. El joven puede buscar soluciones como anestésicos locales o pensamientos distractores y esto es un gran error ya que el sexo requiere de todo el sistema nervioso central, se necesita activar los receptores de placer y no aquellos que estén ligados al estrés o ansiedad pues son éstos los que interfieren con los primeros y producen episodios de eyaculación precoz.
Cualquiera que sea la causa tenga presente que existen muchas curas para la eyaculación precoz que le pueden ayudar de forma efectiva y sin tener efectos secundarios perjudiciales para la salud.

Si desea recibir mas informacion sobre un tratamiento para la eyaculación precoz o ejercicios y desea averiguar sobre las curas para la eyaculacion precoz existentes puede visitar este link www.NoMasEyaculacionPrecoz.com

¿Que opinas sobre este tema?