La eyaculación precoz es un problema debe afrontar entre el 25 y el 30% de la población masculina nivel mundial y por lo tanto muchas parejas deben afrontar día a día la realidad de la eyaculación precoz, por desgracia muchas veces los hombres no son capaces de hablar del problema ni siquiera con su pareja, esto por supuesto constituye un gran error pues es esta la única que realmente puede ofrecer un apoyo tanto físico como moral a la hora del tratamiento de la eyaculación precoz, debemos tener muy presente que este problema no es algo que sea meramente físico sino que también es un problema que puede llegar a su mente debilitando y hasta destruyendo su autoconfianza y su autoestima, tenga en cuenta que es un problema que se puede solucionar siempre y cuando cuente con las herramientas y la información necesaria para enfrentarla.
Podemos resumir el problema de la eyaculación precoz diciendo que es cuando el hombre no es capaz de controlar su reflejo eyaculatorio para durar lo suficiente en la cama, por lo que eyacula de forma inmediata o a los pocos segundos de haber penetrado la pareja, antes de que su pareja puede llegar a tener una satisfacción sexual significativa, esto puede deberse a factores psicológicos en la mayoría de los casos o a factores fisiológicos en muy pocos. Generalmente para sobrellevar este problema se aconseja utilizar varios métodos de tratamiento como por ejemplo la adopción de posturas sexuales que puedan minimizar la frecuencia en eyaculación precoz.
Generalmente sólo vemos como nos hablan de las buenas posturas al momento de la relación sexual para combatir la eyaculación precoz, aunque esto es bueno está el hecho de que no siempre queremos seguir la misma rutina sexual o no siempre podemos hacer las mismas posiciones porque se vuelve monótonas y es aquí donde no nos han dicho de forma más abierta que existen posiciones que se vuelven contraproducentes a la hora de tratar la eyaculación precoz. Ahora veremos que posturas son buenas y cuales no para intentar ayudarlo a la hora de las relaciones sexuales, pues también depende en algunos casos de cuál es la causa de la eyaculación precoz.
Dentro de las buenas posturas podemos ver que relacionamos la causa del problema, por ejemplo si es por hipersensibilidad en el glande es bueno utilizar posturas que reduzcan de forma directa la estimulación en las partes del pene donde estos músculos se concentran, es decir que las posturas que más sirven en este caso es la de la mariposa o donde la mujer levanta sus pies y permite una penetración más profunda y reduce la fricción del glande. En algunos casos donde el problema es psicológico resultan ideales las posiciones donde el hombre no puede moverse de forma rápida, pues puede ser ésta la causa de la mala eyaculación, en algunos casos aquellas posturas donde el hombre no puede ver la expresión de placer de la pareja suele ayudar ya que esto puede estimularlo y excitarlo. Por otro lado posturas donde se hace una penetración muy superficial expone en el glande y la parte superior del pene son éstas las que pueden provocar episodios de eyaculación precoz, podemos decir que entre esas posturas se hallará el misionero que a menudo hará una penetración muy superficial y donde el hombre para un muy sensible, igual sucede en aquellas posiciones donde se causan opresión vaginal que se traduce en un aumento de fricción en el miembro.

¿Que opinas sobre este tema?