www.sexshoplelo.net

Desde que el mundo es mundo, el poder ha sido una buena arma para acceder al sexo.

Si en la prehistoria el macho dominante era quien más relaciones podía tener, ahora pueden ser los grandes mandatarios quienes puedes echar al traste todo, tan sólo por una relación.

Quizá en España vivamos un poco alejados de las relaciones sexuales de nuestros políticos; solo suele ser noticia los compromisos o divorcios de la Casa Real, pero en general a diferencia de otros países nuestros políticos no suelen protagonizar escándalos con becarias ni con chicas PlayBoy.

Sin embargo no podemos olvidar que la relación entre el poder y el sexo es tan antigua como el hombre mismo. La lista de hombres poderosos envueltos en escándalos sexuales, o acusaciones de violación es larga e ilustrativa, desde el famoso affaire Lewinsky hasta el de Ruby R. Pocas veces las acusaciones acabaron en condena y otras veces, tras ellas, se descubrieron conspiraciones políticas.

Y es que hasta los grandes dirigentes, repletos de ego por el hecho de ser poderosos políticamente, consideran a veces que todo les está permitido. Con ese “falso poder”, ha sido muy frecuente verles como protagonistas de fiestas sexuales, relaciones con jovencitas, incluso acusaciones de abusos, o incluso de vídeos donde utilizaban con prostitutas artículos de bondage.

Todos conocemos los affaires sexuales han perseguido durante toda la historia a los personajes más prominentes, desde los ex presidentes estadounidenses Bill Clinton y J.F.Kennedy hasta el jefe de gobierno italiano Silvio Berlusconi, sin olvidar al líder de la plataforma de revelaciones Wikileaks, Julian Assange.

A raíz de las acusaciones en contra del presidente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Dominique Strauss-Kanhn recordamos los casos que más dieron que hablar.

Bill Clinton y Mónica Lewinsky. A veces gusta negarlo. Una frase de Clinton ha pasado a la historia: “I did not have sexual relations with that woman” (“No tuve relaciones sexuales con esa mujer”), insistió en su inocencia el ex presidente. Pero la opinión pública supo finalmente y al detalle que Mónica Lewinsky fue algo más que una becaria en la Casa Blanca. La infidelidad en la Oficina Oval de la Casa Blanca desembocó en un proceso de relevamiento del poder que fracasó y la aventura Lewinsky apenas afectó a largo plazo la fama del ex presidente.

Silvio Berlusconi y Ruby R. De otra manera ha ocurrido con el jefe de gobierno italiano Berlusconi. Sus escarceos son recibidos por el mundo con humor, pero la imagen de Italia se ha visto enormemente dañada por los desvelamientos de las salvajes fiestas sexuales del primer ministro. Berlusconi no ha quedado sólo ridiculizado como un “viejo verde”, sino que desde abril se sienta ante los tribunales en un proceso por prostitución por el caso de la marroquí Rubi.R menor de edad cuando participó en las fiestas del magnate.

Moshe Katzav. En pocas ocasiones los poderosos acaban en prisión; una excepción es el caso del ex presidente israelí Moshé Katzav, condenado a siete años de prisión por violación y acoso sexual a varias de sus empleadas el pasado marzo.

Julian Assange. De forma distinta se ha visto el proceso contra el fundador de Wikileaks Assange, que se defiende desde hace meses en un proceso de extradición a Suecia, donde supuestamente tuvo sexo sin protección con dos mujeres. Assange se considera inmerso en una conspiración por las revelaciones de su portal.

Y… el mítico Kennedy. Muy por el contrario para John F. Kennedy, el tiempo y su muerte trágica le ha conferido un halo elegante a los supuestos vínculos extramaritales que mantuvo. Tras casarse, en 1953, con Jacqueline Bouvier y formar una pareja de fantasía, Kennedy habría continuado frecuentando otras amigas, algunas incluso dentro de la Casa Blanca. El vínculo más famoso de todos habría sido el que tuvo con la actriz cinematográfica Marilyn Monroe, con quien se fundió en los mitos que crean las muertes tempranas.

Pero mientras en los casos de los hombres, sus escándalos no suelen contraer más que consecuencias sociales, peor suerte corrió la viceministra de Jventud de Costa Rica, Karina Bolaños, que fue destituida de su cargo esta semana tras la publicación en internet de un vídeo en donde se la ve con lencería erótica, dedicando un mensaje a su presunto amante. Bolaños se suma de esta manera a una lista cada vez más grande de personalidades de la política involucradas en escándalos relacionados a la intimidad.

 

¿Que opinas sobre este tema?