La eyaculación precoz es un problema que se considera la segunda disfunción sexual masculina más frecuente en el hombre, afecta a un 40% la población masculina a nivel mundial y es un mal que no sólo afecta al hombre, la realidad es que afecta a la pareja y en muchos casos se origina por un mal aprendizaje de la sexualidad en sus facetas iniciales y aunque es cierto que en mayor manera afecta al hombre, la mujer también se puede ver afectada ya que para evitar volver a tener una mala experiencia evita los encuentros sexuales y a la larga esto puede generar un estado de frigidez secundaria, por esta razón es que la pareja esta llamada a apoyar con las soluciones y tiene las herramientas para hacerlo, lógicamente si esta en ella colaborar.
Hoy en día existen varios tipos de tratamientos para la eyaculación precoz, entre ellos podemos encontrar varios medicamentos como alternativas de solución para este mal. Estudios realizados en varias partes del mundo demuestran que no se han desarrollado medicamentos sintéticos que se enfoquen al tratamiento de esta disfunción y aun así existen varios fármacos que se administran a los pacientes como forma de tratamiento.
Estos fármacos tienen como objeto principal tratar otro tipo de trastornos que por lo general son de tipo psiquiátricos, estos compuestos son antidepresivos inhibidores selectivos de la recaudación de la serotonina (ISRS) y tienen una consecuencia indirecta asociada del reflejo eyaculador de los hombres, es decir retarda la eyaculación. Uno de los más destacados hoy en día es el medicamento conocido como Prilgy que tiene como base farmacológica un compuesto denominado Dapoxetina aunque su uso todavía es muy controversial puesto que está siendo revaluado por tercera vez por las agencias de salud norteamericanas.
Aunque a corto plazo este medicamento puede extender el tiempo previo a la eyaculación lo cierto es que la acción principal misión de este fármaco dista mucho de una solución a la eyaculación precoz y si trae consigo una lista grande de efectos secundarios de los cuales es mejor averiguar antes de ingerir esa pastilla, entre los que se encuentran el mareo, el vómito, la sudoración, temblor, dolor de cabeza, estreñimiento o diarrea, dolor abdominal, dificulta para respirar, visión borrosa, perdida de la conciencia, entre otras.
Por esta razón una cura para la eyaculación precoz que no tenga una base farmacológica es más recomendable; actualmente existen tratamientos que utilizan ejercicios técnicas y compuestos naturales que han demostrado ser altamente efectivos y logran resultados sorprendentes en poco tiempo. Recuerde que esta disfunción evoluciona y no precisamente en conveniencia suya, tenga presente que la eyaculación precoz puede aumentar su grado de dificultad haciéndola más grave cada vez y puede llegar a generar una disfunción eréctil que es lógicamente más complicada de tratar y de conseguir una mejora efectiva, no permita que la eyaculación precoz le gane la partida.

Si desea recibir mas informacion sobre un tratamiento para la eyaculación precoz o ejercicios y desea averiguar sobre las curas para la eyaculacion precoz existentes puede visitar este link www.NoMasEyaculacionPrecoz.com

¿Que opinas sobre este tema?