El sostenido crecimiento del negocio del erotismo en el país, ya no resulta novedoso y viene de algunos años atrás, de la mano de la cada vez mayor apertura de los ciudadanos, hacia las variables vinculaciones al sexo.

Lo que sí llama la atención, es que este mismo cambio de paradigma en la gente, haga que en plena crisis, proyecte terminar el año con márgenes en alza y se vea necesitado, de seguir incorporando servicios y productos, además de generar una mayor producción local, que venga al caso, para competir con los artículos importados.

Por todo esto, y a un ritmo de crecimiento anual de 50%, sería justo decir que el mercado de sex-shops, juguetes sexuales, lencería erótica y artículos vinculados al sexo y la sensualidad está en buen camino. Según estimaciones del sector, se cree que en el país hay alrededor de 200 sex-shops, más del doble que un lustro atrás.

A los iniciadores proyectos que nacieron sobre todo en los ‘90 -en un país aún muy tímido sexualmente hablando-, se le fueron sumando luego, otros jugadores que surgieron a partir de la propia necesidad del mercado.

Hoy, con el gran sostén que representa Internet, tanto en servicio como en anonimato para el consumidor, los empresarios dedicados al negocio, siguen agregando variantes en cuanto a los propios accesorios y a las modalidades de venta y acceso a los catálogos, con el agregado de una creciente industria de fabricación nacional que no sólo abastece al mercado interno sino que exporta a diversos países. Incluso, no son pocas las firmas que producían sólo juguetes tradicionales, pero que ahora se están volcando a este. Y en general, vale decir que se trata de empresas que no realizaron grandes inversiones iniciales para sumarse al negocio, si bien la mayoría, evita hablar de números y por eso mismo las cifras son difusas y varían según la fuente.

La desinhibición de los ciudadanos es muy veloz y el interés que tienen en disfrutar a pleno de la sexualidad es notable. Las parejas se atreven a probar más cosas y esto va en línea, con lo que viene sucediendo en todo el mundo, en los últimos años.

En los países más liberales. aumentó más el consumo promedio de los usuarios, mientras que en los menos liberales, creció más la cantidad de usuarios que el consumo.

Sí, la introducción de las reuniones tupper sex, fue un elemento que actuó de bisagra en la apertura sexual de la mujer, que hasta ese momento no era considerada como cliente por los sex-shops. Fue una forma, de darle luz verde para que se mostrara ella también como consumidora sexual, a la par del hombre.

Pero hay más, otro de los disparadores del fenómeno es la televisión. Los programas donde se habla abiertamente de la sexualidad, crecieron mucho en los últimos años, demostrando que se podía hablar de sexo, sin tocar los límites del mal gusto. Y creo que de aquí en adelante, las inquietudes de la gente siempre serán amplias y constantes.

Hay una apertura cada vez más importante, y nadie se asombra, si escucha hablar de sexo. Ya no es raro ver un sex-shop, por la naturalidad que adquirió la cuestión, con un aporte fundamental de los medios de comunicación, a los que estos productos hoy en día llegan sin problemas. Y a ello hay que sumarle, el impacto de la evolución permanente de la sociedad en todos los aspectos. Sexshop online

¿Que opinas sobre este tema?