Cuando la multinacional Ashley Madison aterrizó hace unos años en España, jamás pudo pensar que lo estaba haciendo en un verdadero paraíso. ¿El motivo? Miles de inscritos a esta web con un sólo objetivo. Tener relaciones sexuales.

Más del 70% de los hombres y mujeres registrados en esta página presumiblemente con fines de encontrar su media naranja, tan solo ven en esta web el vehículo idóneo para una cita rápida con fines sexuales; ya que por mucho que lo oculten, su estado civil es “casado”. En un tanto por ciento inferior nos encontramos a las mujeres con pareja, pero que también buscan una aventura o una relación paralela. Pero los abonados no dejan de crecer, y las páginas de citas también.

Un grupo importante de los hombres que están inscritos en ellas son los llamados “singles”; personas que acaban de romper con una relación estable y no desean pasar por otra igual (al menos, de momento). Reconocen que antes de la crisis recurrían a los servicios de acompañantes de lujo , pero ahora sus sueldos han sido reducidos y deben recurrir a chatear por internet con el fin de poder tener una cita con una chica que prometa dar rienda suelta a la imaginación en materia sexual.

Paginas_contactos

Pero no es la única, cada vez más proliferan las webs de sexo rápido y directo. Normalmente se alojan en banners semi-ocultos de páginas de contenido sexual. Y cuando menos lo esperas, saltan los reclamos; “Miles de chicas quieren sexo esta noche”, “Descubre a las mujeres que quieren sexo a tu alrededor”, “Las maduras también quieren sexo”, y así hasta un largo etc.

Ni mucho menos se tratan de escorts que cobrarían por los servicios como podría en un principio hacernos suponer. Realmente en ellas encontramos, después de abonar una ridícula cantidad, el acceso a cientos de fichas cuyas fotografías son menos que curiosas. La mayoría se esconden tras perfiles falsos, pero las intenciones no dejan de ser las mismas. Sexo rápido.

Todos los datos están al servicio de quien se haya inscrito. Desde medidas, color de pelo, ojos, lugar de residencia, y lo más curioso, las pretensiones sexuales tanto de ellas como de ellos.

En este sentido no hay pudor, ya que al igual que en una página de escorts, las mujeres se describen a la perfección, medidas, peso, altura, etc, y exponen cuales son sus deseos o caprichos sexuales.

Este tipo de webs cada día ven aumentando su número de afiliados, y hasta el momento no hemos visto ninguna que no gaste una fortuna en publicitarse en todas partes.

En realidad cumplen en su totalidad un amplio espectro de las necesidades tanto de hombres como de mujeres. Desde encontrar amigos con quien cenar, como con una acompañante de lujo, y después tener sexo en un tanto por ciento muy alto de los casos, o directamente quedar para mantener relaciones sexuales.

En el 90 por ciento de los casos, y para poder inscribirnos en ellas, deberemos asegurar que no tenemos ninguna enfermedad venérea, que los hombres siempre usarán preservativo, y que si por casualidad encuentran entre las fichas la cara de algún o alguna persona conocida, no se divulgará en el entorno.

Conquistar por internet antes era todo un arte, la web Badoo se creó precisamente para ello; donde tras cientos de chats algunos afortunados conseguían tener un encuentro con alguna chica… sin saber certeramente las prioridades de ellas. Ahora todo es mucho más rápido, las pretensiones no se ocultan de ninguna manera, ya que el fin, es el mismo tanto para hombres como para mujeres: Tener sexo.

¿Que opinas sobre este tema?