www.sexshoplelo.net

No se trata de un número al azar de características que cualquier hombre deba cumplir, ya que cada cultura tiene unos patrones muy determinados.

El atractivo masculino obviamente no es igual para una mujer            africana, que para otra que habita en los países nórdicos. Sin embargo si existen una serie de coincidencias respeto a las preferencias del hombre ideal que parece ser comunes para todas las mujeres del planeta.

Estas claves son ni más ni menos que el meticuloso trabajo de los Investigadores del Laboratorio de Psicofisiología Sexual de la Universidad de Texas. Allí sus investigadores  llevaron a cabo un estudio en el que demuestran que existen cuatro características que las mujeres toman en cuenta para determinar si un hombre es sexy y atractivo.

En primer lugar los estudios revelan el importante papel del olor.

Casi de una manera inconsciente lo primero que atrae a una mujer de un hombre, cuando se está a una distancia cercana de él, es ni más ni menos que al olor que transmite. En definitiva el cerebro comienza a obtener información de aquello que libera su propio sistema inmune. Con lo que difícilmente un hombre puede cambiar ese tipo de olores que desprende y curiosamente cuanto más diferente sea a la de la mujer, más atractivos los encontrarán.

Pero no es todo. También las esencias agradables y los aromas frescos también excitan las terminaciones nerviosas de la mucosa y envían al cerebro un mensaje de placer por lo que chicos, ya lo saben, un poco de loción puede hacer la diferencia.

Y como no, a raíz de este y otros estudios similares, la industria del sexo ha puesto a disposición tanto de hombres como de mujeres un sinfín de productos que ayudan sin duda a que ese primer encuentro, donde el olor juega tan importante papel, no se convierta en el primer obstáculo. Artículos que cada día contribuyen a que el olor de un hombre sea más irresistible. La mayoría de ellos vienen en forma de perfumes donde el papel de las feromonas puede ser indispensable.

En segundo lugar y siguiendo con el importante papel de la testosterona, se destaca la importancia de la voz.

Y es que la testosterona, hormona sexual masculina, es la responsable de los caracteres sexuales secundarios como las voces masculinas graves que se quedan grabadas en la memoria más rápido que cualquier otra.

Muchos hombres han “enamorado” a más de una mujer tan sólo con su voz. No hace muchas décadas, en el más pleno auge de la radio, estas voces graves, convertían a verdaderos ídolos a los locutores. También las radionovelas se dieron cuenta de la atracción que para las mujeres suponía escuchar una voz grave y sensual, y en su cuadro de actores elegían a hombres cuya voz cumplía estas características.

Y pasamos ya al terreno puramente estético.

La complexión. Ni que decir tienen que las mujeres prefieren a los hombres altos, pero tampoco de una manera exagerada, y con  cuerpos simétricos, abdomen plano y tronco musculoso. Esta parte hay que trabajarla, así que no queda otra que ir al gimnasio. También les gusta el aspecto saludable, el buen color en las mejillas, y cada vez lo tiene más difícil los fumadores o bebedores. La imagen del hombre deportista y que cuida su cuerpo está en alza, y no parece ser una moda pasajera. También le dan importancia a la hora de saber vestirse, que sepan decidir aquello que mejor les siente, que no significa ir siempre elegante. Incluso que su lencería sea lo más erótica posible.

Y por último, pero no por ello menos importante, la personalidad. Ellas valoran de forma muy positiva aspectos como  la seguridad y confianza en sí mismo que son características que las mujeres aprecian aún cuando el hombre no sea el más guapo del mundo. Y si además esa personalidad va una unida con un gran sentido del humor, pues mucho mejor.

De este estudio se deriva tan importante aspecto, ya que si un hombre sabe hacer reír a una mujer, evidentemente el atractivo físico va cobrando menos importancia en aras del humor.

Tal y como vemos los sentidos juegan un importante papel, así que manos a la obra, y… ¡a no defraudar!

 

¿Que opinas sobre este tema?