Tan sólo un diez por ciento de las escorts han pasado alguna vez por un quirófano para retocarse algo que siempre han deseado, pero son una minoría, ya que las escorts digamos que nacen, no se hacen.

Y eso es lo que piensan y lo que buscan sus clientes, chicas bellas por naturaleza, nada de productos de quirófanos.

El perfil de una escorts es tan amplio como el de los gustos de los hombres que lo demandan; digamos que la juventud prima por encima de todo, por lo que una chica operada no es lo que se más se solicita. La edad media suele estar entre los 18 a los 35 años, pero ello no quiere decir que su carrera pueda extenderse algunos años más. Esto lo condicionan dos factores, el cuidado personal y el tipo de clientes con los que suele trabajar. No hay que olvidar que muchos demandan experiencia, además de saber estar, y los cuarenta es una edad en que la mujer alcanza el grado de madurez en muchos sentidos, y también recupera un atractivo especial que parecía marchitar.

Cirugia

Pero la realidad es otra, decíamos que prima la juventud, las caras inocentes pero traviesas, los cuerpos esculturales y naturales, sin operaciones de pecho, ya que no se suele buscar una chica escort que haya pasado por quirófano. Las sensaciones no son las mismas, sobre todo cuando la zona operada es el pecho.

Por su puesto que las intervenciones de nariz y pómulos (siempre que estén bien realizadas) pueden tener un pase, tanto en cuanto no sean evidentes. Pero todo lo que incumba a las zonas erógenas de la mujer, incluido los glúteos, puede ser motivo de rechazo para el noventa por ciento de los hombres.

Por ello, y en páginas como la nuestra, tan sólo se admiten chicas con fotografías naturales, es decir que no hayan pasado por las manos del photoshop, para que los clientes en ningún momento se puedan sentir engañados.

Ellas, conscientes de que su cuerpo es su verdadera herramienta de trabajo, optan por mantener una dieta sana, baja en grasas, acudir casi a diario al gimnasio, hacer un vida activa, nada sedentaria, y por supuesto no privarse a la hora de comprar las mejores cremas, además de unas oportunas inyecciones de vitaminas o acudir al masajista, para mantener siempre su belleza lo más natural posible.

En este mundo, no cabe la dejadez, el creer que no es necesario hacer nada por cuidar sus cuerpos, ya que eso es sinónimo de pocas garantías que un cliente desee volver estar con la misma escorts. Y son muchos los que quieren repetir con la misma, ya que se fragua una especie de relación donde ya se conocen los gustos sexuales de cada cual.

Por ello, la cirugía no es el buen camino, ni siquiera una solución.

Mantener el cuerpo cien por cien es parte del trabajo de una escort.

¿Que opinas sobre este tema?