Las envenenadas lenguas, hablaban de que Mesalina poseía una celda alquilada a su nombre y ejercía como protituta para saciar su apetito sexual bajo el nombre de Lycisca; al acabar su trabajo, abonaba su comisión al Leno y se iba al palacio. Se comenta, que por apostar con otra prostituta, se trabajó en un solo día a una centuria.

Las statio cunnulingiorum, eran los sitios, donde los prostitutos se ponían para ofrecerles sexo oral a sus clientas.Las romanas, para no quedarse preñadas, tenían amantes espadones, es decir, castrados adultos y que no tenían rasgos de eunuco. http://www.telefonos.lineaseroticas.tv/

La menta se creía ser afrodisíaca. En tiempo de guerra se erradicó su cultivo y el uso de esta planta, para no debilitar a los soldados. Donde había un campamento romano, no se esperaba mucho tiempo, en que apareciese un prostíbulo, para contentar a la tropa. No se tenía ninguna forma de llamar a la homosexualidad, sólo se preguntaba si necesitaba una mujer o un varón. Algunas cosas han cambiado poco en los últimos 2.000 años

Los lupanares normalmente, se identificaban en las calles con un gran falo que era iluminado por la noche, por lo general eran pintados con dibujos alusivos al sexo y en las puertas de las habitaciones era normal, tener una lista de precios y servicios. Hay referentes de algunos prostíbulos, que eran visitados por las mujeres de las esferas sociales más altas, que acudían para practicar sexo con chicos jovencitos.

Fuente: mi-escort.es

¿Que opinas sobre este tema?