www.sexshoplelo.net

Siempre ha sido un término despectivo, pero sí debemos considerarla al menos una patología severa, que nunca debemos confundir con la promiscuidad.

El término Ninfomanía, viene de Ninfa y de manía. Recordemos que en la mitología griega, las ninfas, eran las deidades del bosque, de las aguas y también del campo, pero si le añadimos las palabra manía (preocupación obsesiva), si nos encontramos ante una patología.

Por lo tanto, se entiende por ninfomanía, a un apetito sexual exagerado de la mujer, el límite de lo normal no esta definido claramente, pero se puede decir que existe patología sexual si las preocupaciones sexuales tienden a dominar el pensamiento consciente aun después de que el acto sexual ha sido consumado. O si el sexo tiene una influencia tan dominante que interfiere con otros aspectos de la vida diaria de la mujer.

La ninfomanía o deseo sexual aumentado y compulsivo de la copula en las mujeres, debe de diferenciarse de la “promiscuidad”, la cual implica un pensamiento deliberado hacia actos sexuales, con o sin deseo sexual o placer.

Los hombres tampoco están excluidos a la hora de sufrir un deseo irrefrenable por el sexo, pero el término con el que se le denomina es diferente, llamándoles comúnmente a la hipersexualidad masculina “Andromania” o “Satiriasis”. Pero sin embargo todo el mundo sabe más o menos lo que es una ninfómana pero pocas personas pueden imaginar que el hombre también puede padecer de esta patología.

¿Y a que es debido? Nos preguntamos. En primer lugar decir que el funcionamiento sexual , la capacidad, y el instinto, la están determinados biológica y psicológicamente tanto en el hombre como en la mujer y pueden ser modificados por varios factores: La hipersexualidad es generalmente una manifestación de problemas psicológicos pero puede ser debida a padecimientos orgánicos.

Existen estudios que revelan que la hipersexualidad orgánica se debe a lesiones en la zona límbica del encéfalo, por tumores o por accidentes. En los monos, la extirpación bilateral de los lóbulos temporales-especialmente de las puntas que implican el hipocampo, el gancho del hipocampo y de las amígdalas, provoca una hipersexualidad extrema.

También en las epilepsias psicomotoras, la ninfomanía puede presentarse durante un episodio de convulsiones del lóbulo temporal vía la estimulación de las zonas mencionadas.

La ninfomanía puede ser una manifestación secundaria transitoria de algunas enfermedades psiquiátricas, como pueden ser los estados psicóticos orgánicos, en la fase hipomaniaca de la psicosis maniaco-depresiva y en algunas esquizofrenias. En este estado los pacientes no tienen responsabilidad de los actos sexuales que cometen, aunque pueden estar completamente conscientes de lo que hacen.

Los trastornos de la personalidad como por ejemplo en los limítrofes, en la personalidad sociopática, la ninfomanía puede estar presente y ésta es de origen psiconeurótico.

En otros ocasiones puede deberse a causas emocionales, en donde hay una creencia equivocada de que la manera de tener afecto es a través de las relaciones sexuales, o solamente pueden comunicarse con personas del sexo opuesto mediante el contacto físico, por lo que las relaciones sexuales no tienen un fin de satisfacción sexual sino afectivo. Este intento de buscar afecto a través de las relaciones sexuales deja a la persona cada vez más insatisfecha y con mayor necesidad de llenar ese hueco emocional.

Como hemos dicho antes, no hay que confundir el deseo continuo pero controlado, por tener sexo, con esta patología que ya es algo más severo.

Muchas personas, después de leer estas líneas podrán pensar que ocupan demasiado tiempo de su pensamiento en el sexo, pero eso es algo muy natural.

 

 

¿Que opinas sobre este tema?