La eyaculación precoz es un problema que en la actualidad afecta a un 40% de la población masculina y aunque la cifra suena bastante alta son muy pocos los que consultan a un especialista, esto se debe en principio a que los hombres tienen miedo o vergüenza de hablar de este problema con otras personas, sin embargo esto es un asunto que debe tratarse ya que con el paso del tiempo es posible la disfunción se vuelva más grave y más peligrosa, puede llegar a ser una amenaza para la vida en pareja y la vida social del individuo.
Una de las cosas que se debe tener en cuenta es que la eyaculación precoz es una enfermedad que aunque tiene una manifestación fisiológica o física, por lo general tiene un fundamento psicológico o mental y en muy pocos casos puede que la raíz también sea fisiológica. Dentro de las causas psicológicas que se pueden encontrar están algunas como el aprendizaje anómalo de la sexualidad, la ansiedad y el miedo.
El primero aparece por la historia sexual del individuo, es decir cuando la persona ha tenido un mal aprendizaje sexual como la masturbación rápida seguida de un sentimiento de culpa, algunos mensajes anti sexuales producidos en la infancia o algunas expectativas exageradas, otros casos pueden ser experiencias sexuales problemáticas por ejemplo con prostitutas o en situaciones donde primaba la rapidez del coito.
La segunda es la ansiedad, esta muy asociada como factor que predispone a la persona para sufrir de una eyaculación precoz, se presenta de forma frecuente en los jóvenes por la inseguridad sexual que se presenta, sobre todo cuando la autoestima también se ve afectada o es baja. Con frecuencia se comete el error de pensar que esta disfunción puede tratarse con cremas anestésicas, con la utilización del condón o incluso con usar pensamientos distractores, estas medidas no son del todo lo más aconsejable, ya que si la ansiedad es el causal ninguno de estos “remedios” funcionara ya que el sexo requiere atención y del sistema central nervioso alerta.
El miedo es otro factor que puede causar muchos problemas con la ansiedad y si este se asocia con la experiencia sexual tiende a colaborar en la aparición de la eyaculación precoz, dentro de este tema pueden encontrarse el miedo al compromiso, a la intimidad, a repetir un episodio de eyaculación precoz, entre otros. Tanto el miedo como la ansiedad tienen el efecto secundario de causar una reacción equivocada en el cerebro, en lugar de que el hombre esté pensando en disfrutar el momento placentero, está pendiente de si va a llegar o no al orgasmo, lo cual convierte al acto sexual en una labor a cumplir en vez de una actividad entretenida.
Vale la pena aclarar que las personas que sufren de ansiedades o tensión por diversas razones, pueden llegar a sufrir problemas para adaptarse a los cambios y viceversa, por lo cual es indispensable trabajar en este punto como parte de la cura para la eyaculación precoz, no espere demasiado tiempo para iniciar con esta cura porque de lo contrario puede causarle mayores problemas en el futuro.

Si desea recibir mas informacion sobre un un tratamiento para la eyaculación precoz o ejercicios y desea averiguar sobre las curas para la eyaculacion precoz existentes puede visitar este link www.NoMasEyaculacionPrecoz.com

¿Que opinas sobre este tema?