La eyaculación precoz es un problema que afecta a 4 de cada 10 hombres a nivel mundial, esto representa al menos el 40% de la población masculina, erróneamente se cree que esta disfunción sexual es un problema que solo afecta a hombres jóvenes que están iniciando su vida sexual y que se suscita solo por la inexperiencia, el nerviosismo o por la ansiedad, la verdad es que la eyaculación precoz puede presentarse a cualquier edad, clínicamente hay casos hasta en hombres de 60 años. Lo más problemático del caso no es que se presente sino que viene acompañado en primera instancia de la vergüenza y es este último el que hace que muchos paciente no busquen a tiempo un tratamiento que les ayude a mejorar su condición, incluso muchos hombres lo esconden para no hablar del problema ya que tiene un miedo a que la sociedad en la que viven pongan en tela de duda su virilidad o tendencias sexuales.

La realidad está muy distante de esto, en primer lugar la aparición de este problema no está relacionada de ninguna manera sobre su virilidad o tendencia sexual ni a cambios en esto, segundo la eyaculación precoz puede aparecer por ciertas situaciones en las que debemos tener en cuenta cosa como el stress, la problemática social del individuo, la presión laboral entre otros, pero poco y nada relacionado con algo que la sociedad pueda utilizar para señalar algún cambio en su estilo de vida.

Para conocer más sobre la eyaculación precoz debemos saber cómo se define, es aquella disfunción sexual donde el hombre no tiene un control voluntario sobre su reflejo eyaculatorio, esto sucede porque el paciente no es capaz de identificar las fases de excitación sexual y hace que eyacule de forma incontrolada cuando se presenta una excitación pues el cerebro toma este impulso y lo amplifica demasiado causando una sobreexcitación que obliga a la rápida eyaculación, esto suele ocurrir en casi todas las relaciones antes, durante o dentro de los cinco minutos posteriores a la penetración de la pareja.

Los hombres generalmente no se dan cuenta que el flujo respiratorio es una parte fundamental durante el sexo, pues como en cualquier otra actividad física el cuerpo controla las funciones básicas de sí mismo regulando algunas importantes actividades dentro de ellas está la respiración. En el caso del sexo la respiración bien controlada puede llegar a disminuir la ansiedad en el paciente y esto ayudara a su vez a controlar la eyaculación.

La mejor forma de ayudarse con la respiración es la siguiente, debe relajarse totalmente durante el acto sexual, lograr un total y completo estado de calma por medio del flujo respiratorio, para esto lo primero es inhalar profundamente por la nariz y exhalar del mismo modo por la boca, introducir los gemidos es un gran aporte al ejercicio. Cabe decir que este ejercicio debe realizarse con un ritmo constante como cuando en un la

actividad física se hace un trabajo específico de algún musculo, en estos casos se hace un trabajo constante de respiración muy profunda, recuerde que este solo es un aporte para el tratamiento para la eyaculación precoz que usted escoja, requiere de constancia y paciencia lograr los resultados esperados y depende 100% de usted.

Si desea recibir mas informacion sobre la eyaculacion precoz ejercicios para la eyaculacion precoz y desea averiguar sobre las curas para la eyaculacion precoz existentes puede visitar este link www.NoMasEyaculacionPrecoz.com

¿Que opinas sobre este tema?