Uno de cada cinco hombres padece de eyaculación precoz en algún momento de su vida y afecta de forma perdurable a 1 de cada 10 aproximadamente a nivel mundial. Cuando esta disfunción sexual es tan frecuente que interfiere con el placer sexual del hombre o el de su pareja es cuando se convierte en un problema médico.
La eyaculación precoz puede verse como un problema donde el hombre tiene un orgasmo y eyacula demasiado rápido sin control y por lo tanto antes de que el hombre quiera que suceda, desde el punto de vista médico esta disfunción sexual se define como aquella disfunción sexual masculina donde el hombre no es capaz de identificar ni controlar las fases de excitación sexual haciéndole eyacular siempre o casi siempre antes, durante o en los cinco minutos posteriores a la penetración de la pareja. Valga contar que otros estudios hablan de la eyaculación precoz como una alteración neurológica en la cual se involucra los receptores de serotonina de manera especifica.
Estas diferencias en las definiciones hacen que los pacientes vayan de un tratamiento a otro, muchas veces sin saber si son efectivos o no, sin tener en cuenta que muchos de los tratamientos son efectivos para algunos pacientes pero no para otros. Cuando esto sucede la eyaculación precoz no es tratada desde su esencia, por lo que no es posible erradicarla desde el inicio y de una vez, lo peor del caso es que el problema resurge con más agresividad generando desconfianza y temor por parte del paciente a la hora de emprender el acto sexual. Cuando se padece de este mal, es necesario tener cuidado con los métodos poco efectivos y hasta peligrosos que existen por ahí con la promesa de no sólo de eliminar la eyaculación precoz sino también de satisfacer sexualmente a la pareja.
Uno de estos métodos a los que se puede llegar por desesperación es el uso de la lidocaína para el pene. Primero que todo valga explicar que la lidocaína es un anestésico que bloquea el sistema nervioso y funciona también como anti arrítmico y de allí parte el hecho que su uso y sobre todo su abuso sea una salida peligrosa, pues aunque el medicamento cumple con su misión de adormecer levemente el cuerpo como es su tarea, no lograra por ningún motivo el mismo efecto en la mente y voluntad del paciente, la lidocaína por bajo ninguna circunstancia podrá resolver la compleja trama que envuelve el libido y el deseo y que al fin de cuentas es la encargada de controlar el acto sexual.
Cabe recordar que desde un punto de vista psicológico el miembro del hombre es el que lo define como tal por lo que más vale no acudir a ningún tipo de experimentación con él, es importante recordar que existen tratamientos que pueden solucionar el problema de raíz en poco tiempo y forma segura, por lo tanto es aconsejable es que busque un tratamiento para la eyaculación precoz que se adapte a su estilo de vida.

Si desea recibir mas informacion sobre la eyaculacion precoz ejercicios para la eyaculacion precoz y desea averiguar sobre las curas para la eyaculacion precoz existentes puede visitar este link www.NoMasEyaculacionPrecoz.com

¿Que opinas sobre este tema?