La eyaculación precoz es la segunda disfunción sexual masculina más tratada en los consultorios de sexología, se considera que al menos el 30% los hombres a nivel mundial sufre de esta disfunción en alguno de sus tipos, por supuesto este porcentaje puede variar de un país a otro. Este problema no solamente afecta la parte física del paciente, la realidad es que la eyaculación precoz afecta también afectan la parte mental del hombre presentando consecuencias personales negativas tales como signos de malestar, incomodidad y estado de angustia y frustración que pueden llevar al paciente a evitar cualquier clase de intimidad o contacto sexual.
Esta es una de las disfunciones sexuales más comunes y extrañamente también de las menos tratadas pues una de las consecuencias que se presentan primero es la vergüenza que es una de las más graves, pues evita que el paciente busque un tratamiento e incluso llega a generar un estado de negación que evitara que hable el problema incluso con la pareja. Para poder solucionar este tipo de problemas existen muchas técnicas físicas que pueden servir al usarse en conjunto con los tratamientos para la eyaculación precoz, por ejemplo una estas técnicas es la de focalización sensorial que tiene por objetivo el encuentro erótico entre la pareja, es decir el descubrimiento del otro y de sí mismo sin tener implícita alguna obligación sobre el desempeño sexual, por lo que el coito queda prohibido para así evitar la ansiedad de la eyaculación.
El primer punto de esta técnica consiste en que uno de los miembros de la pareja empezará a acariciar al otro, quien recibe las caricias debe estar tendido en la cama desnudo y debe procurar relajarse lo más posible, quien dé las caricias debe empezar a realizar esta labor con las manos, labios u otro objeto que la pareja allá sugerido, la persona que acaricia debe hacerlo buscando el placer de la pareja y no el propio y por su parte quien recibe caricias debe concentrarse en el placer de recibir para así realmente aprender el concepto de dar y recibir. Después de algún tiempo los papeles se invierten y de aquí se parte al segundo punto de la técnica.
La segunda fase de esta técnica consiste al igual que al principio en una estrategia de tocar y descubrir a la pareja por medio de la exploración pero ahora se incluye las caricias en los genital, por supuesto se sigue con la regla de exclusión del coito, claro que es posible que alguno de los integrantes de la pareja se excite tanto que puede llegar a un orgasmo pero esto debe presentarse solo como una eventualidad y no puede tomarse como la finalidad del ejercicio. El objetivo de las caricias genitales es el placer sensorial y en el caso del tratamiento de la eyaculación precoz tiene por finalidad hacer que el paciente aprenda centralizar su atención en sus propias sensaciones y no en las sensaciones de su pareja. Una vez aprenda a controlar este tipo de estimulaciones sin la finalidad exclusiva de procurar un orgasmo podrá pasar a un ejercicio coital.
Recuerde que esto es solo un apoyo a las curas para la eyaculación precoz existentes que al final es lo que puede controlar a largo plazo y en corto tiempo las repercusiones negativas que esta enfermedad causa en su vida en general.

Si desea recibir mas informacion sobre un tratamiento para la eyaculación precoz o ejercicios y desea averiguar sobre las curas para la eyaculacion precoz existentes puede visitar este link www.NoMasEyaculacionPrecoz.com

¿Que opinas sobre este tema?