Durante muchos años, los hombres no mostraban una preocupación por su control eyaculador, ni por ningún otro aspecto de su desempeño sexual y menos mostraban interés por los sentimientos y estados de la pareja, así como ella tampoco solicitaba algún tipo de atención en el aspecto sexual ya que dentro de la relación era tenido en cuenta con un mero acto reproductiva y para muchas mujeres como un tipo de carga que tenía que soportar para mantener el matrimonio, es por eso que entre menor fuera el tiempo que se demorara el hombre para la eyacular, menor era el compromiso de los integrante de la pareja con la sexualidad como forma de comunicación y expresión de sentimientos.
Este concepto fue cambiando después de los años 60, de esta forma la sexualidad paso se consideraba como un instrumento de placer y comunicación dentro de la pareja, es aquí donde las mujeres aprendieron que tenían un derecho a disfrutar del sexo, por lo que la eyaculación rápida pasa de ser algo normal y aceptado entre ellas, a convertirse en un obstáculo para complacer los nuevos requerimientos de las mujeres, a partir de este momento el hombre debió aprender a ver una relación sexual como algo más que un simple acto de reproducción.
De la eyaculación precoz se puede decir que es una disfunción sexual masculina, en la que el hombre se ve incapaz de identificar o controlar las diferentes fases de excitación sexual (que son tres: excitación, meseta y orgasmo), haciéndole eyacular de forma incontrolada antes, durante o inmediatamente después de la penetración de la pareja, esta situación trae consecuencias negativas para la persona que van desde la vergüenza y la angustia hasta el punto de aislarse y evitar cualquier contacto de intimidad sexual.
Hay varias técnicas que pueden ayudar en el tratamiento que se tome en contra de la eyaculación precoz, una de estas se conoce como la técnica de stop-start, que consiste en intentos de masturbación como estadio previo y transitorio para tener sexo con penetración, el hombre debe masturbarse inicialmente sin la participación de la pareja hasta estar lo más cerca posible al momento previo del orgasmo, en ese momento debe parar los movimientos, relajarse, esperar que la sensación pase y recomenzar.
Una vez que el hombre, aprender a identificar aquellas sensaciones que indican el momento inevitable de la eyaculación, debe incorporar a la pareja en el proceso del tratamiento, incluso en la primera parte que se ha explicado anteriormente, es de esta forma que la pareja lo que debe hacer es masturbar al paciente y este le dice el momento exacto en el que debe detenerse.
Cuando ambos hayan familiarizado el primer paso con éxito, se continua con la penetración vaginal, para este paso se recomienda que iniciando el ejercicio la pareja se coloque encima del paciente, después pueden adoptar una posición lateral, y finalmente el individuo puede estar encima, en todas estas posiciones se debe utilizar lo antes aprendido, es decir iniciar el acto sexual y una vez que se encuentre cerca al orgasmo el paciente debe parar o decirle a la pareja que se tenga, dejar que la sensación pase y repetir el proceso varias veces
Estas técnicas pueden ayudarlo a con su problema, sin embargo lo más recomendable es que busque una cura para la eyaculación precoz, que le ayude a resolver su problema sin alterar o poner en riesgo su salud, muchas tratamientos pueden mesclar tratamientos físicos y medicamentos, lo importante es que sea un tratamiento que se adapte a sus necesidades.

Si desea recibir mas informacion sobre una cura para la eyaculación precoz o ejercicios y desea averiguar sobre las curas para la eyaculacion precoz existentes puede visitar este link www.NoMasEyaculacionPrecoz.com

¿Que opinas sobre este tema?