La eyaculación precoz es un problema que afecta alrededor del 40% la población masculina a nivel mundial, es una de las disfunciones sexuales más comunes que existen, aunque se piensa que este es un problema que sólo ataca a la gente joven, la verdad es que la experiencia clínica ha encontrado que afecta incluso a hombres de más de 60 años, aunque tal distanciamiento de edades sí puede darse según el factor de causas que ataque al paciente, por lo que esta disfunción sexual termina dividida en dos tipos.
El tipo primario, es por lo general en el que se encuentra los pacientes jóvenes, puede darse por un mal aprendizaje durante la etapa del autoconocimiento sexual, que puede empezar por malo hábitos durante la masturbación, en la que el adolescente se afanan por eyacular debido a la ansiedad por alcanzar el orgasmo o a la falta de privacidad.
Los eyaculadores del tipo secundario por lo general son aquellos pacientes de más edad, que durante algún tiempo tuvieron control sobre sus orgasmos durante la vida, pero debido un shock emocional, un estrés laboral o personal u otro tipo de causas psicológicas, perdió dicho control y empezó a sufrir de eyaculación precoz.
La definición de eyaculación precoz que se tiene presente hoy en día, es aquella donde el hombre pierde la capacidad de controlar en forma voluntaria su reflejo eyaculatorio, por lo que esta se presenta de forma inesperada y temprana, esto ocurre antes, durante o dentro de los cinco minutos posteriores a la penetración de la pareja, convirtiéndose en un trastorno que se vuelve persistente, es decir se presenta continuamente. No existe una sintomatología que pueda advertirnos cuándo se va a presentar un caso de eyaculación precoz sin embargo hay algunos criterios que se pueden seguir para definir un hombre como eyaculador precoz:
a. Ausencia de control voluntario sobre su eyaculación.
b. Insatisfacción propia y de la pareja con respecto el tiempo que tarda en eyacular pues se produce una forma temprana.
c. La eyaculación aparece antes, durante o dentro de los cinco minutos posteriores a la penetración de la pareja.
d. Las relaciones sexuales son demasiado rápidas y no le dan tiempo la pareja de llegar al orgasmo.
También hay que mirar la otra cara de la moneda, la pareja también es víctima de este mal ya que también empieza a sentirse insatisfecha con la relación, pues cuando el hombre alcanza de forma apresurada el orgasmo ella no logra llegar a él, esto puede llegar a generar a largo plazo una frigidez secundaria y una ruptura de las comunicaciones dentro de la pareja que sólo llevara a la inevitable disolución de esta.
Lo más aconsejable para evitar estas complicaciones, es buscar una cura para la eyaculación precoz, así podrá salvar no solo su relación, también salvara su entorno de vida y recuperara la confianza en sí mismo.

Si desea recibir mas informacion sobre una cura para la eyaculación precoz o ejercicios y desea averiguar sobre las curas para la eyaculacion precoz existentes puede visitar este link www.NoMasEyaculacionPrecoz.com

¿Que opinas sobre este tema?