La eyaculación precoz es un problema que afecta a cientos de hombres a nivel mundial, año tras año se conocen casos nuevos de hombres de varias edades que sufren de algún tipo de eyaculación precoz, este es un problema que afecta también a la pareja y el problema es aún más complicado cuando se deja avanzar hasta un punto donde la comunicación entre ambos es imposible. Hoy en día la eyaculación precoz ocupa uno de los puestos más altos entre los motivos que se pueden encontrar para la separación de parejas, incluso existen casos donde la insatisfacción de la pareja es motivo legal para la disolución del matrimonio.
La persona que sufre de eyaculación precoz debe entender cuál es su problema y por lo tanto debe buscar una información que lo oriente, no solamente sobre un tratamiento sino también sobre qué es lo que le está pasando. La eyaculación precoz puede definirse como la ausencia sobre el control del reflejo eyaculador, en condiciones normales un hombre atraviesa tres fases durante la relación sexual; la primera fase es la excitación, la segunda fase es la meseta y la tercera el orgasmo. Esta disfunción se sitúa en la fase de la meseta, pues el hombre no puede percibir esta fase sino que pasa por una rápida excitación para terminar en un orgasmo prematuro e involuntario.
Ahora bien, una vez que entendemos lo que es la eyaculación precoz de forma física debemos entender cuáles son los factores psicológicos que la pueden producir, esto no quiere decir que no haya desordenes anatómicos que la puedan causar, siendo estos últimos son muy poco comunes. Dos factores psicológicos más comunes que causan este problema en la mayoría de los casos es cuando el hombre se ve afectado por trastornos emocionales como depresión, pánico e inseguridad entre otros.
Existe una relación directa entre un hombre que muestra signos de depresión y la eyaculación precoz, ya que está disfunción afecta el círculo afectivo del individuo, generando tristeza, decaimiento e incluso cambios de humor, también dentro de estos se puede encontrar algún tipo de miedo que se esté generando en el paciente; esta represión sexual puede darse desde los inicios de la sexualidad del hombre o puede desarrollarse en edades maduras. De los desórdenes anatómicos que pueden ocasionar la eyaculación precoz se pueden encontrar algunas enfermedades infecciosas de próstata o uretra y en algunos casos la sensibilidad del glande en niveles superiores a los normales puede condicionar el tiempo de duración en la fase de la meseta durante la relación sexual.
Recuerde que una vez haya identificado el problema debe ponerse en la tarea de buscar una cura para la eyaculación precoz que le sea efectiva y confiable y evite las consecuencias desagradables que esta disfunción puede traer.

Si desea recibir mas informacion sobre un un tratamiento para la eyaculación precoz o ejercicios y desea averiguar sobre las curas para la eyaculacion precoz existentes puede visitar este link www.NoMasEyaculacionPrecoz.com

¿Que opinas sobre este tema?