Si usted ya se ha puesto en la tarea de averiguar sobre la eyaculación precoz seguramente ya conozca la definición básica de este padecimiento que la mayoría tenemos, pero teniendo en cuenta la gran cantidad de información que rueda por el internet, hemos decidido aclarar una duda razonable que los lectores tienen acerca de la definición del problema. Como cualquier enfermedad en el mundo, la eyaculación precoz tuvo una evolución en cuanto a su clasificación y determinación real, en sus principios se clasificaba a un eyaculador precoz por medio del número de movimientos pélvicos que esta persona realizara durante el acto sexual y se manejaba de esta forma: con un numero alto de movimientos pélvicos sin la presencia de eyaculación, no se le calificaba como eyaculador precoz, si por el contrario usted estaba por debajo de este número mínimo de movimientos pélvicos se le clasificaba como eyaculador precoz. Lógicamente mediante esta forma de determinación del problema los valores se distanciaban mucho de una persona a otra y dejo de ser funcional.
Más adelante se determinó que un eyaculador precoz estaba directamente relacionado únicamente con tiempos que se manejaban dentro de la relación sexual, es decir si usted duraba un tiempo determinado en rango de minutos, se concluía que no se sufría del trastorno pero si por el contrario usted estaba por debajo de dicho rango de minutos se clasificaba como eyaculador precoz. Este último método de clasificación, aunque era más estandarizado que el anterior, se descubrió que no era del todo un buen indicador. En última estancia pensó en determinar que el eyaculador precoz era aquel hombre que alcanzara el orgasmo antes que su pareja, sin embargo esto tampoco fue de gran utilidad, siempre existía la posibilidad de encontrarse con una pareja que fuese anorgásmica (que no puede llegar al orgasmo o le cuesta más que al resto) y por lo tanto por más que el hombre se demorara en llegar al orgasmo siempre estaría clasificado como un eyaculador precoz.
Finalmente se llegó a la conclusión salomónica de que un varón con eyaculación precoz quien por una razón u otra no posee el control voluntario sobre su reflejo eyaculatorio y determinar el tiempo que quiere que dure una relación sexual de forma autónoma. Quisimos hacer esta aclaración historia debido a que las personas que aceden a información errada pueden suponer que alguna de las definiciones anteriores es válida en la actualidad y en consecuencia buscan soluciones alejadas a la realidad que evitan que se solucione esta disfunción que actualmente es un problema que aqueja al 40% de la población masculina mundial independientemente de su edad.
Esperamos que teniendo presente esta información tome la decisión adecuada y comience la búsqueda de un tratamiento para la eyaculación precoz que se adecue a su situación y le permita eliminar el problema de raíz, permitiéndole disfrutar de su vida sexual a plenitud.

Si desea recibir mas informacion sobre la eyaculacion precoz, ejercicios para la eyaculacion precoz y desea averiguar sobre las curas para la eyaculacion precoz existentes puede visitar este link www.NoMasEyaculacionPrecoz.com

¿Que opinas sobre este tema?