Hace unos veinte años, se abrió el primer sex shop en China, aquella apertura, causó un gran revuelo. El comerciante, pionero de esta apertura, ve con modestia su labor y asegura que no se considera un héroe, al mirar atrás y recordar los días previos a la apertura del establecimiento, que originó gran revuelo en 1993, asegura que la mentalidad china de entonces no tenía nada que ver con la de hoy en día. En aquella época la mentalidad era bastante más conservadora. Si viésemos las noticias que se publicaron entonces, podremos ver la realidad de un país muy cerrado. Cuando se abrió, acudieron muchos medios y curiosos día tras día.

La apertura del Centro de Salud Adán y Eva, que significó la victoria a los tabúes que impedían hablar y hasta pensar en la posibilidad de usar  productos sexuales, respondió al espíritu de reforma que el gigante asiático inició en 1978, que hasta liberó algo más los términos amorosos en su idioma.

El apoyo del Gobierno fue esencial para poder abrir el local, ya que, sin esa ayuda, nunca se habría conseguido dar un paso tan importante.

La China tradicional, que no solía hablar de sexo, recibió su primer sex-shop con mucha curiosidad, pero también con variadas críticas y descalificaciones que llegaron a tildar el local de ‘tienda pornográfica, para prostitutas o para enfermos mentales’.

No solo fue difícil, conseguir que alquilasen un lugar para abrir la tienda, sino que también se tubo que esperar algunas semanas, para que ubicaran adecuadamente los productos dentro de la categoría de salud y para que el primer cliente se asomara por su tienda.

Hoy son miles los sex-shops en China. Sin embargo, como bien explica el especialista en sexología Ma Xiaonian, la mentalidad china con respecto al sexo aún no ha madurado y se sigue en la opinión que muchos de los problemas de parejas que surgen por insatisfacción sexual, son causados por la falta de amor.

Según el doctor Ma, las mujeres son las que por lo general necesitan utilizar más los productos sexuales, ya que los varones son más imaginativos y tienen mayor capacidad para satisfacerse sexualmente.

Las mujeres, por lo tanto, son las que deberían acudir más a los sex-shop, pero su timidez y la falta de conocimiento impiden su consumo.

En el caso de los varones, señala, el principal problema es la tendencia de muchos a no usar preservativos (para tener una mejor sensación a la hora de tener relaciones), una de las principales razones, por las que el porcentaje de enfermos de sida contagiados por vía sexual, ha aumentado en China.

Asimismo, Ma declaró que la falta de educación sexual en los estudiantes de secundaria es algo que debería mejorarse si el Gobierno chino quiere lograr una verdadera armonía en su sociedad.

Armonía que comienza, según hizo hincapié, en la familia y en sus relaciones conyugales, cuyo equilibrio, algunas veces, se consigue mantener gracias al apoyo de los productos sexuales.

Sobre la importancia de la educación y el futuro también habló, afirmó que hoy en día, el mercado es mucho mejor que hace años, ya que hay más oferta y calidad, al tiempo que deseó que, en poco tiempo, todo el mundo vea el sexo como algo normal.

sexshop

¿Que opinas sobre este tema?