Como es bien sabido, la gran mayoría de las religiones tan sólo conciben el acto sexual con el único fin de la procreación. Pero parece que algunas ya ven en el uso de los juguetes eróticos una ventaja para la salud del matrimonio.

Disfrutar del sexo como de un placer carnal sigue siendo en casi todas las religiones pecado. Pero con el nombre de “juguetes santos” algunos empresarios pertenecientes a distintas religiones, han visto en la Iglesia un gran mercado que están dispuestos a cambiar, para que su uso no sea concebido como pecado.

Bajo el lema “Los juguetes sexuales santos han cambiado la vida a muchos matrimonios”, y arropándose en que la posibilidad de introducir los juguetes eróticos en las relaciones sexuales de los feligreses contribuye a una vida sexual más activa y placentera, lo que ayuda considerablemente a fortalecer el vínculo sagrado del matrimonio, los juguetes han empezado a ser mejor vistos.

Según las investigaciones llevadas a cabo por la realizó la periodista Allison Yarrow la última década empresarios cristianos, musulmanes y judíos, se han acogido a que los juguetes eróticos fomentan aún más la unión matrimonial.

Este cambio en el seno de la mayoría de las comunidades religiosas, se va produciendo poco a poco, y desde dentro de las distintas Iglesias.

Así, Joy Wilson, una mujer que después de dar a luz a su segundo hijo, ya no podía complacer a su esposo, decidió buscar en la red alternativas para mejorar su intimidad, pero sólo encontró páginas vulgares que terminaron por desanimarla.

Pero a lo que si se animó fue a crear su propia página web hace ya más de una década, Book-22, y nombrada así por el libro Bíblico de Salomón. Aquí comenzó a comercializar juguetes eróticos para fieles cristianos, y hasta la fecha no a parado de vender con grandes éxitos comerciales.

A partir de la creación de esa página web nacieron otras, incluso de otras religiones, tal es el caso de la página KOSTER de judíos ortodoxos y ASIRA, para musulmanes.

Ni que decir tiene que estas páginas utilizan una serie de pautas distintas a las que estamos acostumbrados a ver. Cabe destacar que por ejemplo, ninguna de las webs utiliza imágenes de desnudos, ni palabras sensuales. Juguetes Kosher Sex, reescribe las descripciones de los productos: La “Mariposa Estimulador clítoris” se convierte, simplemente, en un “estimulador vibratorio.”

En Book 22 utilizan mensajes religiosos: se compromete a “mejorar la vida íntima de todos los hijos de Dios.” Además los productos los vuelven a empaquetar en cajas de plástico simples e incluyen instrucciones adicionales para el cuidado del mismo.

Asimismo, cuentan con restricciones, ya que no venden artículos para sexo anal, condones, vibradores, consoladores o artículos para aumentar el tamaño del pene, porque van contra sus creencias y valores religiosos.

No hay que olvidar una de sus pautas, “Los católicos protestaron contra el preservativo, y la comunidad cristiana evangélica es sensible sobre el sexo anal”.

En cualquier caso, comprar “juguetes santos” o comprar juguetes eróticos, la finalidad es la misma. Y es que el buen sexo, no entiende de religiones.

Anabel Lee www.sexshoplelo.net

¿Que opinas sobre este tema?