Cada vez más los japoneses no quieren hablar de sus costumbres sexuales. No sabemos si será porque las    estadísticas demuestran que son uno de los países con mayor grado de abstinencia sexual… pero sólo en el matrimonio.

Una colaboradora de nuestra página se tomo este verano unas vacaciones y puso rumbo a Japón. Allí, en Tokio, pudo constatar que casi la mitad de las mujeres japonesas reconocen no tener sexo conyugal, ni ningún tipo de relación sexual y se declaran abstinentes sexuales. ¿Pero y los hombres? Por contrario, para ellos se han creado miles de locales donde las escorts trabajan de diferentes maneras.

colegialas

Es paradójico que la gran mayoría de japonesas y japoneses el hecho de hacer sexo una vez al año, o cada dos años, no es algo raro ni se les debe considerar por ello asexuales, o abstinentes. Pero ellos, los hombres, que si se salen de estas estadísticas, declaran como “agotador” tener que dejar a su pareja satisfecha sexualmente y buscan otras vías para satisfacer sus necesidades.

Veremos cómo es para ellos el concepto de relaciones placenteras.

Un panorama extraño para nuestros ojos occidentales al comprobar como el mismo instituto citado les denomina “Sin sexo”, en contraposición con las creencias que podríamos tener si recordamos su película más popular, el Imperio de los sentidos, que en este caso es algo totalmente ajeno a la realidad japonesa.

Japón es un país donde las parejas cada vez practican menos el sexo “conyugal”, pero también un país donde la Industria del sexo está en alza.

En las últimas décadas han proliferado los locales donde se ejerce la prostitución, pero a la japonesa. También ha aumentado el consumo de pornografía y por supuesto los sex shops.

Pero sin duda, el fetichismo, es algo que encontramos en la calle. Costumbres que no pasan desapercibidas para nuestra manera de entender el sexo.

Veamos algunos ejemplos.

Las llamadas Buruseras. Lugares donde los japoneses compran las prendas íntimas de las jovencitas. Mientras más “usada” estén, más valor tienen. De la misma manera adquieren los uniformes de colegialas que ellas mismas venden. Pero lo más sorprendente de todo es que las jovencitas comercializan su propia saliva debidamente envasada.

En lo referente a clubes hay para todos los gustos, mejor dicho sus gustos.

Muy de moda están los llamados Salones Rosas, locales especializados en sexo oral.

Bajo precios ridículos los clientes compran bonos con la cantidad de veces que desea que se le practique sexo oral siempre con diferentes chicas que se acercan a ellos, casi en penumbra, cada veinte minutos.

También encontramos los populares “Maid Cafés”. En ellos las escorts – camareras, vestidas de criadas, tratan a la clientela como a señores feudales complaciéndoles en todo.

Ahora algunos Clubes se están especializados en el exhibicionismo tan demandado.

En ellos un cliente toma contacto con colegialas, principiantes de escorts, para realizar un sexual viaje por el metro de Tokio y poder tener relaciones sexuales en vagones o andenes.

¿Y los más de moda? El “Cosplay Garden Club” donde los clientes disfrazan a las chicas con los trajes de sus dibujos animados favoritos y en “El Densha Go Go”, un vagón de tren con capacidad hasta para 14 clientes done los “viajeros” tienen el permiso de poder acosar a tantas escorts contratadas como encuentren en el peculiar “viaje”.

No es raro que los matrimonios hayan caído en picado.

Pero lo más curioso de todo, es que a través de sus ojos rasgados nos ven a los occidentales de manera rara. Casi como atrasados en materia sexual.

En fin, son puntos de vista.

¿Que opinas sobre este tema?