Las plantas son afrodisíacos sutiles y, como el amor, actúan sin estruendo, discretamente y a largo plazo, ¿Como no tenerles confianza si casi toda la farmacopea moderna descansa en ellas?

Las hierbas y especias son el alma de su cocina, no solo por que convierten cualquier plato en un potencial afrodisíaco, sino también por que disimulan los errores culinarios.

Las hierbas y especias prohibidas:

Albahaca:

Sus hojas con indispensables en toda cocina que se respete. Es más efectiva fresca – se agrega el final- pero puede usar seca durante la cocción de ciertos guisos. En cultos antiguos la albahaca se asocia con fecundidad y pasión.

Alcaparra:

Frutos redondos y pequeños, de sabor muy fuerte, que la naturaleza ha creado para acompañamiento perfecto del pescado.

Alholva o fenogreco:

De hojas algo peludas y semillas amarillas, tiene un olor que resulta repugnante para las personas con remilgos. Es difícil encontrarla, pero la incluimos por que desde hace siglos se cree en Europa que enciende pasiones bajas y provoca sueños sensuales.

Anís:

Es una planta de flores blancas y semillas pequeñas y aromáticas, usada en la fabricación de confites, jarabes, esencias, aliños y licores. Es la base del Pernod, licor de moda en Europa en el siglo XIX, que bebido en exceso, como el ajenjo, produce locura y muerte, las semillas no son mortales. En muchos pases del Medio Oriente se usa para incitar al amor de los recién casados y curar la impotencia.

Azafrán:

Especia de color anaranjado, en filamentos o en polvo, que pinta todo de amarillo – incluso al cocinero, si se descuida – por eso en Asia se usa para teñir telas. En Tíbet el color del azafrán es sagrado, en general es una especia muy cara, pero para evitar su dejo amargo se usa poca cantidad, apenas dos o tres hierbas. Es el condimento indispensable en una paella y otros platos de España y siempre delicioso con cierta clase de mariscos. Tiene prestigio como estimulante en Oriente.

Borraja:

Se usa en la cocción de carnes y pescados, así como fresca en ensaladas. El pueblo mapuche en Chile la emplea como abortivo: preparan una infusión muy fuerte y beben varias tasas al día, hasta que sobrevienen calambres y espasmos que, junto con desprender el embarazo, provocan imaginaciones malignas. Con moderación y suerte, sin embargo conducen a la lujuria.

sexshop erotic

¿Que opinas sobre este tema?