La eyaculación precoz es una disfunción sexual masculina en la que el hombre no puede percibir ni controlar ninguna de las fases de excitación sexual por lo que hace que pierda el control sobre su reflejo eyaculador llegue forma apresurada al orgasmo antes, durante o dentro de los cinco minutos posteriores a la penetración de la pareja. Este trastorno sexual es uno de los más comunes en la comunidad masculina a nivel mundial se considera que el 30% de los hombres ha sufrido o sufre de algún tipo de eyaculación precoz, lo peor es que como viene acompañado de un fuerte sentimiento de vergüenza y muy pocos son aquellos que buscan una solución a este trastorno sexual que puede ser combatido muy fácilmente si se dispone de una buena información.
Este problema masculino ocupa el segundo lugar de disfunciones sexuales más tratadas en los consultorios de los sexólogos y puede explicarse la siguiente manera: durante la relación sexual normal la excitación aumenta de forma progresiva pasando por tres fases que son la excitación, la meseta y el orgasmo, al llegar a la fase llamada meseta el hombre que controla su orgasmo y lo que hace es disfrutar del placer sexual aumentando y disminuyendo el nivel de excitación hasta que de forma voluntaria se produce clímax. El eyaculador precoz falla al intentar permanecer en la fase de la meseta y lo que hace es tener una excitación rápida y descontrolada.
Existen 4 niveles de gravedad en la eyaculación precoz que no deben confundirse con los dos tipos de eyaculadores precoces, los grados pueden desarrollarse de forma rápida pasando de uno a otro en cuestión de semanas o meses:
Grado 1. Este es el grado más leve, generalmente causado por stress, responsabilidades, problemas laborales o personales y un largo periodo de inactividad sexual, se asocia por lo general a eyaculadores precoces del tipo secundario; en este grado los episodios de eyaculación precoz ocurren de forma ocasional sobre todo en momentos de tensión emocional y el tiempo de duración de la relación pueden ser de entre 5 y 7 minutos.
Grado 2. Quienes avanzan del grado 1 al grados 2 hacen de forma acelerada y es aquí donde esta disfunción se vuelve crónica y el paciente necesita de atención especializada. Sigue asociándose con eyaculadores precoces secundarios y en este grado los episodios de eyaculación precoz se vuelven recurrentes, el tiempo de duración suele ser entre uno y cuatro minutos.
Grado 3. Aquellos pacientes que desarrollan el grado 3, son fácilmente manipulados por el stress y el nerviosismo que se apoderan de su mente y se convierte en un problema psicológico, se asocia con eyaculadores precoces secundarios y en este grado inicien los eyaculadores precoces primarios; en este grado la persona suele eyacular justo cuando penetra su pareja y de la situación se presenta siempre.
Grado 4. Este es el grado más alto y es cuando la eyaculación precoz se vuelve un trastorno, los problemas psicológicos son serios pues la persona llega a desvalorar su propia imagen y esto afecta todos los aspectos de su vida, se asocia con eyaculadores precoces primarios y secundarios, quien se encuentra en este grado eyacula generalmente antes de penetrar a su pareja.
Todos los niveles tienen distinto tratamiento para la eyaculación precoz, por lo tanto escoja uno que se adecue a su situación actual y sea consecuente con el, ya que no seguir con este tratamiento de forma concreta evitara que tenga éxito con el.

Si desea recibir mas informacion sobre una cura para la eyaculación precoz o ejercicios y desea averiguar sobre las curas para la eyaculacion precoz existentes puede visitar este link www.NoMasEyaculacionPrecoz.com

¿Que opinas sobre este tema?