La eyaculación precoz es un mal que aqueja por lo menos al 30% de la población masculina y se observa que afecta a hombres de diferentes edades, clínicamente se han registrado casos hasta en hombres de 60 años, se considera que 7 de cada 10 hombres padecen de este mal. La eyaculación precoz se puede definir como un problema en el que el hombre tiene una dificulta persistente para controlar voluntariamente el reflejo eyaculatorio, sin embargo este es un problema que no solamente lo afecta a él, también afecta la mujer, pues se ambos se sienten satisfechos con la relación, cuando el hombre alcanza el orgasmo de forma rápida el tiempo no le permite a la pareja alcanzar el orgasmo propio.
Cuando se empieza a conocer esta disfunción nos topamos con una frase que puede parecer alocada, ya que este mal no es considerado un problema médico pero si de mucha seriedad Aun cuando esto suena un poco enredado, nos referimos a que a pesar de tener síntomas físicos evidentes, siendo sinceros casi el 95% de los pacientes que sufren de eyaculación precoz no tienen ningún problema médico orgánico de gravedad, esto no quiere decir que el problema pueda dar espera para ser tratado, lo recomendable es buscar una solución pronta a esta disfunción por dos razones, la primera tiene que ver con la pareja, ya que por obvias razones es difícil que ambos pueden disfrutar de una vida sexual plena si el hombre sufre de eyaculación precoz, pues él estará más preocupado por retardar la eyaculación, que por satisfacer a su pareja y esta no podrá alcanzar la máxima satisfacción sexual.
Lo segundo es que la eyaculación precoz tiende a ser un problema que de no ser tratado puede acompañarlo durante toda la vida en el mejor de los casos y en el peor de ellos puede desencadenar una serie de consecuencias mentales, físicas y sociales más complicadas que la raíz de los efectos secundarios. Aunque algunos encuentros sexuales pueden ser más duraderas que otras, el problema estará presente impidiendo que pueda tener una completa satisfacción en el acto sexual y como consecuencia el paciente cambiará su conducta y se devolverá un hombre retraído con baja autoestima, sin autoconfianza y siempre buscando evitar los encuentros sexuales y cualquier otro tipo intimidad.
El avance la sexología ha permitido incorporar en la terapia de rehabilitación la dinámica de la relación de pareja, así como aspectos del entorno personal y familiar del paciente para así lograr identificar el problema y atacarlo de raíz, no puede darse el lujo de perder ni un solo día de su tiempo una vez haya identificado la situación, inmediatamente este seguro de ello debe buscar una cura para la eyaculación precoz que le permita recuperar el control de su vida sexual de forma sana y segura, cuando escoja su solución tenga muy presente la raíz del problema para atacarla directamente.

Si desea recibir mas informacion sobre una cura para la eyaculación precoz o ejercicios y desea averiguar sobre las curas para la eyaculacion precoz existentes puede visitar este link www.NoMasEyaculacionPrecoz.com

¿Que opinas sobre este tema?