Los artículos de lujo, están obteniendo unas ventas durante la crisis, que incluso aumentan el beneficio de épocas anteriores. Lejos de las comparación con las escorts, ellas, sin embargo si están notando un decrecimiento a la hora de recibir menos clientes.

Podríamos decir que también ha estallado la burbuja que se creó en los años del gran boom inmobiliario, donde la abundancia de dinero también repercutió notablemente en el mundo escorts.

Hoy, muchas de ellas no logran ni la mitad de los ingresos que apenas hace cinco años, ya que los hombres se privan  de gastos de todo tipo, incluso de los más deseados como son la compañía de una guapa señorita.

Para muchas es el cuento de la cigarra y la hormiga; quien de aquellos años ahorró en época de bonanza económica, ahora puede vivir tranquilamente con menos trabajo. También quien supo hacerse con una clientela más o menos fija, ahora queda gran parte de ella, y esta cuesta arriba del sector puede ser más llevadera.

Pero existen otros factores. El mercado se ha llenado de prostitutas amateurs, que por motivos económicos han surgido como competencia en el mundo de las escorts. El perfil es muy variado, y va desde inmigrantes, cuyo regreso a sus países de origen no sería una solución debido a la miseria en la que se encuentran y que ven en nuestro país al menos una oportunidad, hasta jóvenes que han perdido el trabajo y ven en ser escorts una salida rápida a su situación, amas de casa, e incluso el fenómeno más reciente, las Universitarias.

En el ultimo de los casos, el de las jóvenes estudiantes, la subida de las tasas académicas, el mantener su vida en una ciudad que no es la suya, no da con el sueldo de un McDonald’s en el caso de que puedan adquirir el puesto.  

Sin embargo las tarifas de las escorts profesionales no han experimentado bajada de precios alguna; quizá por mantener su estatus frente a clientes de toda la vida, o por “valorarse” más frente a este nuevo mercado paralelo que ha surgido.

La queja de muchas agencias es que los apartamentos y locales no han bajado sus precios como debieran hacer, por lo que mantener los gastos se está convirtiendo en un problema crucial, máxime cuando se buscan siempre inmuebles céntricos y en zonas caras.

Y ya por último hablamos de su propia publicidad. Antes para muchas no era casi necesaria, ya que el boca a boca funcionaba, y como ellas decían “un cliente siempre trae a otro cliente”.

Ahora sin embargo la inversión en publicidad debe aumentarse, si es que desean que su clienta aumente y no deje de sonar sus teléfonos, por ello páginas como la nuestra está al servicio tanto de agencias como de escorts independientes que puedan de alguna manera reactivar el mercado que siempre tuvieron.

1 comentario en “Escorts frente a la crisis”

  1. Anabel Lee dice:

    buen artículo,

¿Que opinas sobre este tema?