www.girlsescortsbcn.net La crisis en España ha hecho que el mundo escort profesional se resienta. De los años de bonanza donde cualquier acompañante tenía trabajo a diario, se ha pasado a una situación donde desde amas de casa, mujeres en paro, estudiantes, etc, han decidido incorporarse al mundo de la prostitución, pero desde luego, con grandes limitaciones.

Cada vez más son las mujeres que deciden poner un anuncio en páginas de contacto ofreciendo sus servicios sexuales a cambio de una cierta cantidad de dinero.

Muchas de ellas, ofrecen su cuerpo y nada más. Es decir, lejos de ser una profesional del mundo escort, tan sólo desean campear el temporal económico que ha dejado a muchas de ellas sin recursos. En realidad no son prostitutas, sino que la necesidad les ha llevado a tomar este camino como una alternativa para llegar a fin de mes.

Escort_amateur

Tristemente, es en estos casos donde quizá la mujer no es absolutamente dueña de su propia voluntad, sino presa de las circunstancias. Tampoco este mundo no les atrae por sí mismo, ya que su único objetivo es un dinero rápido y pasar lo mas inadvertida posible.

No son escorts, no son acompañantes, ni siquiera saldrían a tomar un café con un cliente, sino que dentro de un oscurantismo absoluto pretenden, con anuncios poco creíbles, hacerse pasar por lo que en realidad no son. Esto lo demuestra precisamente la manera de anunciarse en páginas de contacto, donde un tanto por ciento muy elevado son anuncios-reclamo donde la foto está sacada de internet, y no corresponde a su identidad. Lo hacen fundamentalmente por dos motivos: el primero de ellos es no ser reconocida por nadie, ya que la mayoría tienen hijos y para ellas sería una gran vergüenza que alguien pudiera ver sus fotos verdaderas. Y el segundo, es que quizá si pusieran una foto auténtica, pocos serían los clientes que llamarían, ya que precisamente no son sus cuerpos lo más llamativo.

Lo cierto es que su perfil, verdadero o no, no compiten desde luego con las escorts profesionales, donde no hay trampa ni cartón. Ellas no se juegan su trabajo, y sí es cierto todo lo que en su perfil aparece, además de elegir otro tipo de páginas para escorts para publicitarse.

Tan sólo es el factor económico el que las diferencia de manera abismal.  Si echamos un vistazo a estos anuncios la inmensa mayoría no superan los ochenta euros por servicios completos; algunas utilizan su propio domicilio para los encuentros, en las horas que tanto sus maridos como hijos, se encuentran fuera de casa. Y si esto no es posible, acuden a casas de amigas las cuales también han optado por esta vía para sacar algún dinero.

Ni que decir tiene que su clientela no es ni parecida a la de una escort profesional, las medidas higiénicas no son las mismas, y todo se resume a encuentros fugaces sin más pretensión que el dinero.

Esto a lo que se refiere a las más maduritas o amas de casa, pero las jóvenes también ofrecen guerra. Muchas estudiantes universitarias o chicas con sueldos muy bajos, buscan obtener algún extra mediante el encuentro esporádico con hombres.

Su incursión en este mundillo, pretende ser de manera pasajera, con lo que pertenecer a una agencia de escorts, aunque su imagen se lo permita, no es la vía más adecuada. Compaginan sus clases con sus servicios, y la inmensa mayoría no son de la ciudad donde viven. De la misma manera que en los casos anteriores, la crisis les ha llevado a ello, incluso en sus propios anuncios lo explican. En este caso las fotos si suelen ser verdaderas, pero siempre con el sumo cuidado de no delatar su identidad.  Precios competitivos, pero sólo encuentros fugaces.

Algunas de ellas dejarán este “trabajo” cuando las condiciones económicas se lo permitan, otras encontraran en él una vía de conseguir dinero rápido y seguirán en él; al menos unos años de su vida, pero lo que está claro es que son mujeres a las que esta época de crisis han llevado a ejercer algo que ni en sueños hubieran pensado años atrás. Desde aquí nuestro mayor respeto.

¿Que opinas sobre este tema?