La eyaculación precoz no es una enfermedad, sino que se la considera sólo un trastorno que llega a afectar a un 75% de los hombres en algún momento de su vida sexual. La eyaculación precoz puede afectar al hombre tanto en las primeras experiencias sexuales como ya de adulto tras un prolongado periodo de normalidad.

Esta disfunción provoca un sufrimiento o malestar personal, pero también malestar a la pareja, y es a menudo motivo de separaciones.

El eyaculador precoz se obsesione por la satisfacción o el orgasmo de su pareja mucho más que por los propios. El miedo de no satisfacerla, o de eyacular antes de que ella tenga su orgasmo, puede llevarle a rehuir la recepción de cualquier estimulación y a negarse a tener relaciones sexuales.

En principio hay dos grandes grupos de causas: las orgánicas, poco frecuentes, y las mentales, la inmensa mayoría:

– las causas orgánicas reagrupan los problemas urológicos y los neurológicos; por ejemplo, inflamación de la próstata o de la uretra posterior, o cualquier enfermedad, traumatismo o cirugía que interfiera con las vías nerviosas que rigen el reflejo eyaculatorio y su posibilidad de control voluntario;

– Entre las psicógenas :la ansiedad, personalidad ansioso y perfeccionista, un disturbio afectivo (generalmente depresión), atravesar un periodo de ansiedad o estrés agudos, malos hábitos masturbatorios en la juventud, la influencia de mensajes anti sexuales, o la impronta de unas primeras experiencias sexuales rápidas, bajo presión, inseguras y poco reafirmantes.

El programa de reeducación sexual es la única solución fiable dando resultados permanentes. Consiste a practicar durante algunas semanas unos ejercicios diarios

Con el programa “Paso a paso” será capaz de identificar e invertir el proceso eyaculatorio mediante ejercicios y técnicas mentales y físicas, así como de respiración y relajación sin ningún tipo de medicación.

 

¿Que opinas sobre este tema?