Hay tantísimo tabú con respecto a los sexshop… y lo que me molesta es que es un tabú velado. Me explico: la sociedad española es muy de fingir, de aparentar ser muy progresista; de cara a la galería, no faltan voces que defienden y promueben la igualdad y la libertad sexual; pero, por desgracia, arrastramos una historia impregnada de catolicistmo y eso es un residuo que todavía subyace en la base de toda nuestra cultura. El ejemplo más claro lo vi ayer, charlando con unas compañeras de clase: “Pues claro que me parecen bien los sexshop, son divertidos y lo que venden está destinado a dar placer, tendríamos que aceptarlos como algo normal”; pero cuando hice la prueba de preguntar cuántas de ellas habían visitado uno alguna vez (visitado, que no comprado), todas negaron haberlo hecho. Yo supe que mentían; las conozco desde hace bastante y las tengo bastante caladas.

Me gustaría pensar que esto es lo normal en la época en la que vivimos; porque, total, tampoco hace tantas décadas que dejamos atrás una dictadura censora; y la época del destape estalló en los aún no tan lejanos años ochenta. Aun así, me apena mucho ver esa “doble moral” que no solo resulta dañino para la posibilidad de poder ver tanto una tienda erótica online como el sexo en sí como algo sano y normal, sino para la sociedad española en general. ¿Y cómo lo vamos a solucionar?, ¿dejando que gobiernen quienes gobiernan? Pero será mejor que no me meta en el terreno de la política; porque ese y la religión dan para que suelte tanta bilis que creo que no pararía de escribir hasta mañana. Les he dado algo en lo que reflexionar y espero que les sirva de algo, porque esa ha sido mi intención desde el principio. Yo ya he cumplido.

Continua leyendo..

¿Que opinas sobre este tema?