BunnyRanch

www.girlsescortsbcn.net

Al oeste de los EEUU, camino de la ciudad de Las Vegas, existe un rancho que rompería con todos nuestros esquemas. Un espacio surrealista, donde decenas de escorts al más puro estilo Play Boy, se dedican a cumplir los deseos eróticos del visitante

En Norteamérica, hablar de prostitución legal, es hablar únicamente del estado de Nevada. Y hablar del  “Rancho de las conejitas” allí es como hacer referencia al Disney World de los adultos.

A tan sólo una hora de Las Vegas, por una desértica autopista, se llega a un rancho donde todo es posible. En este peculiar lugar, además de unas escorts al más puro estilo barbys americanas, se encuentra al mando el extravagante Dennis Hof, un hombre de fuerte complexión, amante de la belleza, y de los buenos puros habanos.

Dennis siempre está rodeado de una corte de escorts que parecen admirarle y se sienten muy orgullosas de trabajar en el local de chicas más famoso del mundo.

 

En este particular rancho todo está preparado para el placer de los clientes. Amplias habitaciones climatizadas, decoradas con estilo del boato de Las Vegas, grandes jacuzzis, duchas gigantescas, y por supuesto unas camas que rompen con las medidas estándar.

 

¿Y las escorts? Siempre dispuestas luciendo minúsculos bikinis acorde con las altas temperaturas del la zona. Pero desde luego, una visita, o “estancia” en el rancho no es precisamente barata. Como todo lo que rodea a Las Vegas; la llamada ciudad del pecado.

 

En el Rancho de las conejitas las tarifas no son fijas, cada una negocia con el cliente el precio de sus servicios los cuales no bajan de 400 dólares, pudiendo ascender hasta los 5.000 por una hora. Por ello no es extraño que algunas conejitas pueden ganar hasta 20.000 dólares en una semana de trabajo. Las escorts cuentan con una gran variedad de juguetes sexuales, y además no es difícil que entre ellas, podamos encontrar a unas de las grandes estrellas del cine porno americano; verdaderas mujeres de culto en el país.

 

¿Pero cual es la historia de tan particular rancho?

 
El local conocido como BunnyRanch Moonlite abrió por primera vez en el años 1.955 como el Moonlight Ranch. Trabajando de manera de ilegal hasta 1.970, año que comenzó la regulación de las casas de prostitución en Nevada. El actual propietario el famoso Dennis Hof, era un cliente habitual y compró la empresa en 1.993 por un millón de dólares; invirtiendo  otro medio millón en la modernización de las instalaciones y la decoración. Como dato curioso, y como excusa de la legitimación de las trabajadoras del sexo, se ha negado a llamar a sus trabajadoras “prostitutas”. Tan solo son… “Las chicas de El Rancho de las conejitas”.

Dennis Hof, posteriormente adquirió otro prostíbulo cercano, conocido entonces como Madame Kitty’s Fantasy Ranch situado tan solo a 1,6 km de distancia. Para capitalizar mejor la marca “BunnyRanch” Dennis Hof lo rebautizó como BunnyRanch Two en el 2.004. En Junio del 2008 Hof vuelve a cambiar el nombre a “The Love Ranch”, cuyos beneficios igualaron a los del local pionero.

Algunos lo catalogan como el mejor prostíbulo del mundo, aunque muchos lo comparan con otro de semejantes dimensiones en Tailandia.

Por último comentar que no es extraño que a diario muchas escorts se acerquen al Rancho en busca de trabajo, pero muy pocas son las elegidas. Dennis Hof, sabe quien merece trabajar en su rancho, y quien no. ¿Su criterio? Nunca lo sabremos, él mismo dice con orgullo que ahí radica el secreto de sus éxito.

 

1 comentario en “El rancho de las conejitas, paraíso de escorts”

  1. Anabel Lee dice:

    genial!!!!!!!!

¿Que opinas sobre este tema?