La eyaculación es un problema que afecta a muchos hombres a nivel mundial y no solo hay que pensar en el problema como una afección masculina, si bien es cierto que el hombre es quien sufre la mayoría de consecuencias físicas, valga decir también que la disfunción trae problemas tanto físicos como mentales a la pareja o compañera y entre más se demore la iniciación del tratamiento más profundas y graves serán las consecuencia que traiga en ambos integrantes de la pareja.
Entre los múltiples padecimientos sexuales existentes, la eyaculación precoz es una de las disfunciones sexuales que se presenta con más frecuencia en los hombres y ocupa el segundo lugar en cuanto a consultas en despachos de sexología y se observa en cualquier edad. Por lo general se tiene una idea errónea de que es una afección que sólo ataca a los hombres jóvenes que hasta ahora están iniciando su vida sexual, lo cierto del caso es que clínicamente se ha encontrado que afecta incluso a hombres de más de 60.
La eyaculación precoz puede definirse como una disfunción sexual donde el hombre pierde la capacidad de controlar de forma voluntaria el reflejo eyaculador por lo que el orgasmo se presenta sin poder lograr un control sobre este y hace que se presente de forma apresurada antes, durante o inmediatamente después de la penetración de la pareja. Esta disfunción presenta consecuencias personales negativas tales como la incomodidad, la angustia, la frustración e incluso puede llegar a ser que la persona evite la intimidad sexual.
Existe una ayuda física para controlar la eyaculación precoz que se apoya directamente en el músculo pubocoxigeo que es aquel que se contrae para interrumpir el flujo de orina y también lo hace de forma involuntaria (espasmos musculares). Durante el orgasmo, tanto masculino como femenino, este músculo se extiende desde la base de la columna (el coxis) hasta el hueso púbico. Ejercitar el músculo PC no sólo ayuda a tener erecciones fuertes y seguras, también incrementar las sensaciones durante el orgasmo ya que como cualquier otro este músculo se debilita con el paso del tiempo y puede ser fortalecido por medio de ejercicios que también puedan ayudarlo, no sólo con la disfunción sexual que estamos hablando sino también con otras como por ejemplo la disfunción eréctil.
Existen dos tipos de ejercicios para este músculo, el primero se hace simplemente para ejercitar y el segundo se efectúa durante el acto sexual para revertir e incluso detener el proceso eyaculación, estos ejercicios de fortalecimiento son de fácil ejecución si se saben hacer. Debe tener mucho cuidado ya que como cualquier otro músculo, puede sufrir lesiones como desgarrarse o incluso romperse esto traería resultados desastrosos. La forma de llevar los ejercicios durante el coito es realizando contracciones controladas que pretenden bajar el nivel de tensión sin disminuir el nivel de excitación de esta forma se puede ver los síntomas del proceso eyaculador. Son ejercicios efectivos y fáciles de ejecutar una vez que estén bien dominados y se ejercitan durante los periodos en los que vaya al baño, la idea es que usted sea capaz de cortar el flujo de la orina al contraer los músculos pélvicos.
Recuerde que esta técnica le ayudara con el manejo primario y físico de la disfunción, por lo tanto dependiendo de la raíz del problema usted deberá buscar una cura para la eyaculación precoz que le permita recuperar un control total, completo y permanente de su sexualidad de una vez por todas.

Si desea recibir mas informacion sobre una cura para la eyaculación precoz o ejercicios y desea averiguar sobre las curas para la eyaculacion precoz existentes puede visitar este link www.NoMasEyaculacionPrecoz.com

¿Que opinas sobre este tema?