La eyaculación precoz es un problema que atormenta a un sinfín de hombres a nivel mundial, hay tener en cuenta que con este padecimiento no sólo sufren los hombres sino también la pareja puede llegar a tener problemas, pues esto representa una verdadera falta de motivación a la hora de los encuentros sexuales debido a que la ausencia de orgasmos durante las relaciones puede llegar al punto de crear una frigidez secundaria que pondrá en riesgo la comunicación afectiva, sexual, sensual y erótica entre la pareja.
La eyaculación precoz es la segunda disfunción más frecuente en el hombre, afecta a un 40% de la población masculina pero sólo un 20% busca ayuda profesional, esto ocurre generalmente por el sentimiento de vergüenza que crea esta disfunción sexual.
En un ámbito profesional, este mal se define como una disfunción sexual donde el hombre eyacular antes de lo deseado debido a que no tiene control sobre el reflejo eyaculador lo que le impide controlarlo. Por lo general se presenta antes, durante o inmediatamente después de penetrar a la pareja; este padecimiento trae como consecuencia que el paciente genere sentimientos de frustración, stress por futuros encuentros, depresión, entre otros.
Hace algunos años este problema no se consideraba como una disfunción sexual primaria, por el contrario se percibía como un síntoma común dentro de la disfunción sexual de la impotencia, después de muchas investigaciones varios estudiosos del tema decidieron clasificarla como una disfunción sexual separada por la cantidad de afectados, grados de gravedad del problema, hábitos sexuales, entre otros.
Dentro las múltiples ayudas a las curas para la eyaculación precoz existentes, están las técnicas de compresión, consiste en que cuando el individuo está en el momento previo al punto donde la eyaculación es inevitable, debe apretar el pene a la altura del surco Mlano-prepucial (antes del prepucio) durante tres o cuatro segundos con el pulgar aplicado sobre el freno y los dedos índice y medio en la cara dorsal del pene por debajo del reborde del glande. Debe hacerse en forma fuerte sin llegar a causar dolor y una vez que el deseo de eyaculación se desvanezca el paciente puede perder un poco de erección pero se recupera fácilmente después de un intervalo de 15 a 90 segundos, entonces se retoma el ejercicio que debe repetirse durante unas cuatro o cinco veces.
Recuerde que este es un ejercicio de apoyo para complementar una cura para la eyaculación precoz que se haya escogido, por ejemplo el uso de pastillas naturistas que no generen efectos secundarios perjudiciales para su salud, evite recurrir a medicamentos que requieran de formula médica sin que un especialista se las haya recetado, en toda enfermedad este puede ser un riesgo demasiado grande para un problema que tiene soluciones mas simples. No permita que este problema se apodere de su vida sexual ni tampoco que la vergüenza le impida tener una vida plena y placentera.

Si desea recibir mas informacion sobre un tratamiento para la eyaculación precoz o ejercicios y desea averiguar sobre las curas para la eyaculacion precoz existentes puede visitar este link www.NoMasEyaculacionPrecoz.com

¿Que opinas sobre este tema?