Cuesta creer que en pleno siglo XXI y con una sociedad que avanza a grandes pasos todavía queden chicos que se oponen a realizar prácticas sexuales “diferentes” por llamarlas de alguna manera con sus parejas. Contarlo me resulta hasta difícil porque sé que en el fondo es una idea poco creíble; pero por otro lado soy consciente de que más de uno de los que estén leyendo esto se sentirán identificados. Me refiero a aquellos chicos para los que utilizar productos de sex shop online con sus chicas debería estar prohibido.

No sé bien qué tienen en común todos los que comparten la afirmación de que para tener sexo con su pareja “con ellos les basta”, pero lo cierto es que me topado con más de un ejemplar así. Y es una verdadera pena para ser honesta. Soy chica y aunque no he pasado por algo de este tipo nunca porque gracias a Dios mis parejas siempre han querido avanzar en esto del sexo, sí que tengo más de una amiga y conocidas que han sufrido este problema. Sí, lo llamo problema porque realmente es lo que es. (Mi madre siempre me dice que a las cosas hay que llamarlas por su nombre y es lo que hago). Vamos, al principio es normal que pase un poco desapercibido, pero oye, cuando ya llevas un par de años en esa tesitura y ves que tu chico no quiere experimentar cosas nuevas, la relación va más en el camino de una odisea que de una boda.

No entiendo cómo a estas alturas de la vida y con lo varoniles que creen ser, con fama de macho dominante allí por donde pisan, aún hay chicos que no quieren siquiera utilizar lencería picante. Porque vale que eso de los masturbadores en un principio les choque, aunque en el fondo solo sea un pene de plástico, pero ¿ni lencería erótica? Hombre chicos, que después van por la calle y ven a una chica llamativa y se les salen los ojos del casco…

¿Que opinas sobre este tema?