Es verdad que, socialmente, se tiende a creer que a medida que el calendario pasa sus páginas y la gente comienza a volverse mayor, la sexualidad decae. Pero según la publicación del British Medical Journal, esta creencia popular es solo un mito, ya que las personas entre sesenta y noventa años han demostrado tener una vida sexual bastante activa, son aquellos que no creen lo que dicen los demás, sino que se arriesgan a seguir disfrutando de su sexualidad y del erotismo de una manera plena.

Sin embargo, como se ha observado también un aumento notable en este plano, las enfermedades contagiosas también han elevado sus estadísticas de portadores pertenecientes a la tercera edad. Y se dice que, justamente, la razón para que esto suceda es que la publicidad preventiva sobre este tema no ha impactado en su generación, ya que muchas de esas enfermedades son, relativamente nuevas. Así que, como las mujeres mayores no corren riesgo de quedar en embarazo, evitan el preservativo.

De la misma forma lo hacen los hombres, quienes aseguran, en algunos casos, que el uso del condón dificulta el hecho de tener erecciones. Faltan más campañas preventivas para la población de la tercera edad para que puedan seguir con una vida plena en todos los aspectos, conociendo los riesgos y cuidando su salud. Y para aquellos que piensan que los años traen pereza de disfrutar al máximo con su pareja, estos estudios sugieren que se han equivocado y que nuestros abuelos siguen pasándolo bien.

¿Que opinas sobre este tema?