www.girlsescortsbcn.net Ser una chica mona, de cuerpo escultural y joven, no son los requisitos suficientes para llegar a ser una autentica acompañante de lujo.

Desde luego ninguna joven se forma para ser acompañantes de lujo o escort, no es una profesión con la que muchas jóvenes sueñen, pero en su vida normalmente, surge la ocasión, y ellas no las dejan escapar. Algunas porque el mundo de la moda les lleva a ejercer como acompañante de lujo, otras porque ven en alguna compañera de trabajo (caso de azafatas, estudiantes, etc) las maneras y formas que llevan a ejercer esta profesión, y otras porque la relación con un amante con dinero se acaba pero se dan cuenta que siempre podrán conseguir varios.

El dinero, sin duda es lo más atractivo para estas bellas acompañantes de lujo, pero sin embargo la preparación para ello cuenta y mucho.

De algunas escorts de lujo que hemos consultado, resulta siempre un denominador común, la facilidad para ganar miles de euros no sólo por sexo, sino por ser la acompañante perfecta en cenas, veladas, comidas de empresa, viajes de negocios, eventos o celebraciones.

El canon de la belleza femenina sigue siendo en nuestra sociedad una excelente tarjeta de presentación. Y si esta belleza va de la mano de un hombre que pretende dar una buena imagen, pues lo hará junto con una bella acompañante de lujo.

Su potente coche, su gran casa, o sus elevadas cuentas corrientes, no son nunca tan evidentes como la belleza de su acompañante. Algo que cautiva a propios y ajenos.

En realidad todo es parte de un juego, de unas maneras sociales que no cambian, y donde la belleza siempre se encuentra unida con los más altos grados sociales.

Por ello, muchos ejecutivos acuden a las agencias o a escorts independientes para que sean sus deslumbrantes parejas y que en ocasiones cobren más protagonismo que el propio sentido del encuentro social.

Pero como decíamos al principio la belleza y la juventud son admirables, pero en estos casos no son suficientes para pisar alfombras rojas.

El conocimiento de algún idioma, además del nativo, es fundamental, y nos referimos lógicamente al inglés. También la manera de saber estar, saber comportarse, saber relacionarse, los buenos modales, y lo más importante: la discreción. Todo ello acompañado de un cierto nivel cultural, que normalmente viene dado por sus profesiones anteriores ( modelos, azafatas o estudiantes ).

Las acompañante de lujo no tienen que acaparar el protagonismo de un evento, debe por lo tanto hablar con todo el mundo que se acerque pero con la suficiente distancia para no dejar entrever su casi nula relación con su cliente.

Normalmente se dice que son amigos, y nada más. Aunque las envidias del resto de asistentes se puedan manifestar con las indiscretas preguntas de alguna invitada.

Ni que decir tiene, que su presencia debe de ser ejemplar, elegante pero no excesivamente llamativa o provocativa. Saber que ponerse en cada ocasión particular es parte de su trabajo, por lo que sus fondos de armario, y su colección de joyas, no suelen ser precisamente escasa.

Ellas invierten en cuidados físicos y estéticos, y también en ropa cara de marca, y también en todo tipo de complementos.

Normalmente son las agencias el trampolín para darse a conocer en el círculo donde se les reclama, y poco a poco, van creando una agenda repleta de nombres que desean repetir su experiencia con la misma acompañante de lujo. Pero en este mundillo funciona el boca a boca, por lo que con el tiempo se independizan para no repartir ganancias con nadie, y por supuesto ni se anuncian.

Estas escorts de lujo, también son expertas en artes amatorias, y capricho de altos cargos políticos, ejecutivos, banqueros, futbolistas, cantantes, e incluso toreros; como nos relataba una escort muy apreciada por su belleza y discreción.

Ellos las conocen muy bien, y raro es el que no demanda su compañía una y otra vez; sin importarles las altas tarifas que ellas aplican a su trabajo. La mayoría de ellas saben que es un trabajo con fecha de caducidad, ya que cómo máximo a los treinta y cinco años, ya son relevadas por otras bellas acompañantes de lujo. No por ello dejaran de ejercer su trabajo, pero evidentemente su competencia hará mermar su clientela potencial.

¿Que opinas sobre este tema?